domingo, 29 de julio de 2007

Una copa con...Mariano, cantante de Tako

Tako comienza su andadura como banda en 1984 en Ejea de los Caballeros (Zaragoza). Durante la década de los ’80 graban varios trabajos. En 1989 ganan el concurso “Medio Kilo de Rock” recogiendo el testigo de Héroes del silencio, ganadores de la primera edición, y graban “A las puertas del deseo”, disco con el que irrumpen en el panorama musical nacional.

En 1993 fichan con BMG Ariola y graban “Todos contra todos”. Dos años después se desvinculan de esta compañía porque no les gustaba su manera de funcionar. Según explica Mariano, “fichar por BMG fue como si a un futbolista lo fichase el Real Madrid, pero lo dejase dos años en el banquillo”. Tras dejar BMG Ariola graban con AZ Records su disco “Veneno”. Tras tres discos más abandonarían AZ.

En 2004/05 sacan su hasta ahora último trabajo discográfico bajo el título de “Jaque”, creando para ello un sello discográfico propio, Juntaversos Records, siendo este trabajo el que posibilita el acercamiento a Latinoamérica, con dos viajes a Argentina.

Este mes de julio han presentado su último trabajo “13”, que incluye trece temas muy guitarreros, pero también con preciosos y melódicos medios tiempos. Se trata de un álbum diferente a los anteriores, donde la producción y los medios han sido muy cuidados y donde la experiencia, entrega y calidad que la banda tiene sobre el escenario, nos hará disfrutar en todos sus conciertos.

Tako está formado en la actualidad por Mariano Gil en la voz y la guitarra rítmica, siendo también el compositor de todos los temas, Nacho Jiménez en los teclados, Íñigo Zubizarreta en la guitarra solista, Fernando Mainer al bajo y José Mena en la batería.

Hoy nos tomamos una copa con Mariano Gil, miembro fundador de TAKO.
Entrevista: Myriam Apúntate

Myriam: Vaya, vaya, así que Tako vuelve a la carga…
Mariano: Si, aquí estamos de nuevo con “13”. Lo presentamos en Ejea el pasado 6 de junio, y días después en Zaragoza. Se trata de un nuevo trabajo y por tanto nos tiene muy ilusionados.

Myriam: Este disco está editado por Warner y saldrá a la venta bajo el sello Juntaversos Records, vuestro propio sello discográfico…
Mariano: Si, hemos trabajado con varias discográficas y no hemos terminado de adaptarnos a la forma de trabajo de ninguna. Fichamos por BMG Ariola y creímos que aquello iba a ser el no va más y no fue así, hemos estado mucho tiempo con AZ Records y ha llegado un momento en el que, tras cuatro discos, la cosa no daba para más, y finalmente creamos nuestro propio sello, no con “13” sino ya con nuestro anterior trabajo. También hemos cambiado de manager, ahora trabajamos con Kike Gallego, que ha trabajado con Amaral, Jarabe de Palo, etc… Y bueno, buscamos cambiar el rumbo rodeándonos de gente de calidad. Mira, un disco se basa, principalmente en una buena promoción y una buena distribución, pero sobre todo hay que darle prioridad a la promoción.

Myriam: ¿Y qué hace falta hoy en día en este país para que te promocionen?
Mariano: Pues como en casi todo, hacen falta buenos contactos.


Myriam: No es entonces una cuestión de calidad…
Mariano: No, qué va, en este país no se funciona por calidad, o al menos no siempre. Este país es más latino de lo que se piensa, en el mal sentido de la palabra. A ver, yo no estoy en contra de la música latina, al revés, pero hablo en el sentido de que si yo tengo la suerte de conocer al primo, o al vecino “de”, pues igual hago algo, pero si no, por mucha calidad que tenga mi trabajo no voy a llegar a ningún sitio, y eso es muy de aquí. Creo que hay un abismo entre la música española y latina, y la música de EE.UU. e Inglaterra, por ejemplo, ya que ahí si se funciona por calidad, y las compañías arriesgan mucho apostando por gente nueva que creen que pueden aportar algo nuevo y bueno al panorama musical.

Myriam: Hablas de las compañías, ¿no crees que también el público tiene algo que ver en esto por no exigir más calidad?, porque parece que encumbramos a gente, que luego dura un verano.
Mariano: Yo allí te doy la razón… pero hasta cierto punto. Mira, la responsable de que en televisión haya un programa musical donde los artistas puedan darse a conocer o promocionar sus trabajo, eres tú, la responsable de que no lo haya eres tú, ¿entiendes lo que te quiero decir?, luego quizás el programa no tuviese cifras de audiencia altísimas y tal, pero ya demostrarías que tú apuestas por algo así. El problema es que no hay nadie ni en radio ni en televisión que apueste por algo así. Y el ejemplo lo teníamos con Operación Triunfo, que por ser lo más parecido a un programa musical que nos ofrecía la televisión, vimos a muchos artistas teniendo que promocionar ahí su disco. ¡Si yo creo que vi hasta a Julio Iglesias!, pero claro, es que era un programa que veían más de cuatro millones de personas, y a la hora de promocionar su trabajo entiendo que fuesen a un programa así.

Myriam: Tienes razón, ni siquiera en los programas musicales de la radio, donde seguimos escuchando “éxitos de ayer y de hoy”…
Mariano: Claro, tenemos una mala base musical, una falta de apoyos a la música de calidad de un tiempo a esta parte, y eso nos lleva a que llevemos 20 años escuchando como éxito “La chica de ayer”

Myriam: ¿En qué momento se marca un antes y un después en la música en España?
Mariano: A mi me parece que el problema es que antes los grupos, quizás no sabían tocar muy bien, pero había muy buenas ideas, ideas novedosas, diferentes; ahora los grupos saben tocar, pero no tienen influencias variadas, y todos los nuevos grupos que salen, se parecen demasiado. Nosotros estábamos influenciados por David Bowie, Rolling Stones, Jimmy Hendrick, Led Zeppelin, etc., es decir, teníamos unas influencias de rock amplísimas, y además teníamos reggea, ska…Y eso, aunque haya quien diga que no, a la hora de componer, a la hora de tocar, te marca y el problema de ahora, es que los que van saliendo y los que saldrán, estarán influenciados por El Canto del Loco, La Oreja de Van Gogh…, y serán copias de ellos, más de lo mismo. No me meto con estos grupos, pero no me parecen unas referencias que puedan ser exponentes de cara a romper un poco.

Myriam: ¿Entonces en el 2020 seguiremos teniendo como temas clásicos los mismos que ahora?
Mariano: Pues yo creo que si. Es lo que hablábamos antes de la televisión y las radios y de lo que emiten, todo es el jodido negocio En este país hay una serie de empresas como pueden ser Globomedia, los 40 principales, etc., que son los que manejan todo el cotarro. Si tú coges un grupo y lo pones de banda sonora de una serie que se emite en prime time, como puede ser el caso de Pignoise y Los Hombres de Paco, por ejemplo, seguro que en cuestión de semanas, hay millones de personas que tararean sus canciones, pero es que eso es pan para hoy y hambre para mañana en cuanto a lo musical. Entonces hay gente que pasa de eso y que se preocupa por buscar grupos de calidad, y enterarse de quien triunfa en otros países y con qué tipo de música lo hace, pero son los menos.

Myriam: Parece entonces que aquí somos poco exigentes…
Mariano: Ya te digo que hay gente que no, que le gusta saber qué tipo de música se escucha fuera de aquí, gente que se preocupa por saber qué músicos están en qué bandas, te hablo a nivel internacional, no sé, pues decir mira el batería de estos que bueno es, o el bajista de estos otros, etc. Pero generalmente la gente se sube al coche, pone la radio y se traga lo que le pongan, o sale de marcha y baila lo que le pongan y eso es lo que triunfa. Entonces con esta fórmula se están cargando a bandas con capacidad para hacer cosas innovadoras, con cierta calidad, con buenas letras, etc… Vamos, que este país se ha quedado un poco “chafardero”.

Myriam: Entonces el negocio ha matado a la música, y por otra parte, la música ha dejado de ser un buen negocio, por la piratería y demás…
Mariano: Pues si mira, toda una paradoja que, como dirían en mi pueblo “castiguico de Dios”. Quiero decir, hubo un tiempo en que las compañías multinacionales estaban ganando pastones y pastones, un tiempo en que Mecano sacaba un disco y vendía 1.500.000 de copias, ¿tú sabes la pasta qué se llevaba la compañía?. Pues ahora que se han empeñado en apostar sólo por los pelotazos, por la canción del verano, etc., la gente ha dejado de comprar discos. Normal.

Myriam: Es cierto, ya no se venden tantos discos como antes.
Mariano: Claro, por una parte por esto que te comento, y por otra porque parece que las prioridades de la gente están cambiando. Yo me acuerdo de que chaval me compraba un disco, y me pasaba horas escuchándolo, viendo las fotos, leyendo las letras, escuchabas las canciones una por una, leías quién tocaba la guitarra en la tres, quién colaboraba en la ocho… Ahora un chaval de 15 o 16 años no se gasta 18 euros en un CD porque tiene otras prioridades. Se habla de que el precio de los CD’s es muy alto, ¿y pagar 6 euros por un cubata?, porque habrá quien no se comprará un CD porque cueste 18 euros, pero saldrá y se los gastará en tres cubatas. La música te la puedes bajar de internet, entonces ha dejado de ser una prioridad el gastarte el dinero en ella.

Myriam: La música está dejando de ser un buen negocio para las multinacionales, pero también para los propios músicos, ¿no?
Mariano: Claro, los músicos de calidad están teniendo que tocar con quién les llame. No siempre puedes elegir, por que un músico también come y paga hipotecas. Si te sale ir de gira con los triunfitos, y no te llaman de ningún otro sitio, pues habrá que hacerlo. Además te diré que el oficio de músico está muy mal pagado e infravalorado.

Myriam: Te veo realmente decepcionado, ¿no hay ninguna banda en el panorama musical actual a la que destacarías?
Mariano: Hombre si, hay cosas que si que se están haciendo bien. Quizás los únicos reductos que quedan son los músicos que, puede que no sean las grandes estrellas, pero que están haciendo las cosas bien. Lo que pasa es que parece que todo eso queda en un mundo aparte, al que acceden los que se preocupan por buscar algo más, pero no el público mayoritario.

Myriam: Eso aporta algo de esperanza, porque ya parece que no es que no haya artistas con calidad es España, sino que, desgraciadamente, no son los que más suenan.
Mariano: Si, la calidad está debajo, y el negocio está encima. Y bueno, por contestarte a la pregunta de antes, pues la verdad es que las bandas que yo destacaría son extranjeras. Me gustan los Kaiser Chiefs, que son de Inglaterra, y ahora escucho mucho y me encantan los JET, por todo, por sus discos, por su directo. Tú que los has visto hace poco en Madrid, estarás conmigo en que son impresionantes, y al fin y al cabo donde una banda ha de demostrar algo es sobre un escenario.

Myriam: Y qué hay del rock, que es lo tuyo, ¿cómo lo ves en España?
Mariano: Pues en España lo veo un poco anquilosado. Creo que el tratar de latinizar toda la música en España es un error. Ahora parece que a todo hay que darle un aire de fusión, resaltar las rumbas, y el rock es una actitud y un espíritu que no entiende de países, no hace falta que fusionemos en rock con el flamenco por ser españoles. El rock es rock venga de donde venga y no hace falta que lo latinicemos.

Myriam: Y si yo tengo 16 años, me empiezo a definir musicalmente ahora y descubro que a mi me va el rock, ¿a qué grupo me voy a ver en concierto?
Mariano: ¡¡A Tako!! (risas). Y si hablamos de algún grupo más conocido, ahí tendrías un problema. Si te gusta el rock terminarás escuchando a las viejas glorias, porque actualmente, en España, yo no te recomendaría a ninguna banda nueva en especial.

Myriam: Bueno, y de los músicos que hayan tocado con vosotros, ¿a quién recuerdas especialmente?
Mariano: Pues la verdad es que hemos tenido mucha suerte, y aun siendo un grupo modesto hemos contado con gente de mucha calidad. Yo recuerdo por ejemplo que cuando grabamos nuestro disco “Todos contra todos” en Madrid, teníamos una canción de un grupo mexicano, y vino Manolo Morales, uno de los mejores saxofonistas de este país, y oyendo la canción una única vez, lo que tocó después fue lo que salió en el disco, no le hizo falta más, y eso es algo increíble. Lo malo es que luego a esta gente, que tiene un don un don especial que no se aprende, la ves haciendo sintonías de televisión, cuando tenían que estar llenando estadios.

Myriam: ¿Con qué músicos contáis en este nuevo disco?
Mariano: Pues ha colaborado con nosotros Julián Kanewsky, un guitarrista argentino que es buenísimo, que ha tocado mucho con La Cabra Mecánica y que ahora está con Urrutia y que es además profesor de guitarra en Madrid. Tenemos también en los teclados al Charras, que ha tocado con La Vaca Azul, por ejemplo, íbamos a contar con Rosendo, que es amigo nuestro, pero estaba grabando su disco en Almería y no lo pudimos compaginar, y sobre todo decir que ha entrado a la banda como batería José Mena, que yo creo que, junto con Pedro Barceló, son los mejores baterías que hay ahora mismo en este país.

Myriam: ¿Qué le queda a Tako después de casi 25 años de carrera y trece discos?
Mariano: Pues yo creo que el que se nos reconozca un poco más en relación a nuestra calidad. Eso lo decide el público, pero mira, yo no quiero pecar de falsa modestia y creo que nos merecemos llegar un poco más lejos.

Myriam: Pues os deseo todo lo mejor, y os deseo que cumpláis los 25 años como grupo con ese sueño cumplido. Muchas gracias.
Mariano: Gracias a ti.
Myriam Apúntate

martes, 24 de julio de 2007

Una copa con..., José Antonio Labordeta


Entrevista: Ana Beguería
Fotos: Raul García, Toño Berzal

Dos señoras toman café en la misma cafetería en la que Labordeta lo está haciendo. De pronto, en la televisión, aparece él mismo, cantando, con su guitarra de siempre. Entonces las señoras comentan, ¡¡Mira éste, ahora que se ha hecho famoso con la política, coge y se pone a cantar!! ¡¡¡Si es que…!!!
Esto, que podría parecer un chiste es una de las muchas anécdotas que lleva Labordeta en su mochila.
Hoy, tenemos el placer de tomarnos, una copa con…, José Antonio Labordeta.

Ana: He estado pensando mucho, dándole muchas vueltas, a cuál era la primera pregunta que tenía que hacerte y es bastante complicado, así que vamos a empezar por lo último. Hace unos días te despediste del Congreso, ya definitivamente te alejas de la política. ¿Cómo ha sido estar 8 años en Madrid?
JAL:
Pues ha sido duro, además han sido dos legislaturas muy distintas, la primera fue una legislatura, que como yo decía, nos podían mandar el sueldo a Zaragoza y no obligarnos a estar allí, pero tuvo la ventaja esa legislatura de que hubo movidas muy gordas como fue el trasvase del Ebro o como fue la guerra de Irak y, bueno, fue una legislatura de combate. Sin embargo esta segunda legislatura ha sido de trabajar, de mucho trabajo, de mucho compromiso, de mucho hacer enmiendas y ha sido bastante agotadora. Y bueno, al final pues cuando llega un momento determinado y ves que todo lo que tú has hecho y has trabajado no tiene una respuesta por parte de la gente que tiene derecho a votar y que vota lo que quiere, pues bueno, ante esa situación y uno ya con la edad que tiene decide cortarse la coleta y volver a casa inmediatamente.

Ana: O sea, que digamos que el trabajo no ha sido todo lo fructífero que
esperabas.
JAL: No, a la larga resulta que no, claro que has trabajado mucho, que has hecho muchas cosas, que lo has intentado hacer lo mejor posible, y has visto que no tienes respuesta. Yo creo que lo que mejor que puedes hacer es marcharte a casa. Es decepcionante pero es así.

Ana: En estos 8 años, has protagonizado momentos sonados en el Congreso. No te preocupes que no te voy a preguntar por lo que tú piensas, sí te voy a preguntar o te voy a comentar, al menos, que emocionaste a mucha gente el día del debate de la guerra de Irak, con el poema de Miguel, de tu hermano, y supongo que es una pena que los mensajes que contienen poemas de hace ya unos años, sigan en vigor.
JAL: Sí, porque yo creo que las circunstancias…, Yo creo que económicamente España es un país que se ha transformado. Ahora vivimos mucho mejor, pero sin embargo, yo creo que hubo un momento en el que hubo una lucha por las libertades muy fuerte, y un compromiso muy fuertes por parte de todo el mundo. Ahora la gente vive bastante bien, y determinadas fuerzas reaccionarias se aprovechan de la tranquilidad de mucha gente para meter baza en muchos campos que yo creo que son peligrosos para el país. Te estoy hablando fundamentalmente de dos entidades que hay en España, que no se han transformado: la Justicia y la Iglesia, que siguen siendo dos instituciones absolutamente reaccionarias, la Iglesia casi ha vuelto a la época del Caudillo, y eso produce una situación bastante angustiosa.

Ana: Hablando un poco de la Justicia, hace cuatro días, merendamos con la decisión del juez Del Olmo de secuestrar una portada de una revista, por un chiste sobre los príncipes.
JAL:
Bueno, yo creo que en este país hay mucho temor, digamos a…, Bueno, al Rey. Hasta hace poco tiempo, no se le podía sacar en caricatura. Hemos hecho una transición rara, hemos pasado del franquismo a la democracia, con muchos prejuicios, y uno de esos prejuicios ha sido cargarse la revista El Jueves que, bueno, eso tuvo trascendencia cuando se secuestró, si no, seguramente no hubiera tenido más trascendencia. Pero dicen que el juez la secuestra, y ahora vas a los sitios y ya han vendido todo, 100.000 ejemplares, que no los habían vendido nunca.

Ana: Acabamos de leer en el periódico que se están subastando en Internet y hay gente que paga 100 euros por un ejemplar de 2 euros y medio.
JAL:
Sí, a veces, los jueces, hacen una promoción verdaderamente maravillosa.

Ana: Hablando de otro tema, parece que en esta legislatura teníamos muchísimas esperanzas con el tema de ETA. Hubo una tregua, bastante larga y ahora esto se ha caído. ¿Por fin podremos levantar un día la vista y ver un letrero luminoso en el que ponga libertad?
JAL:
Yo creo que no, eso es un sueño, es una utopía, y las utopías no se acaban de cumplir porque si no dejan de serlo, y son realidades. Pero yo creo que estamos en un camino en el que ETA está agónica. La prueba es que su falta de preparación, la están demostrando todos los días: que un etarra coja un taxi, y deje la mochila en el maletero, eso demuestra una falta de preparación, un infantilismo… Yo creo que ETA está con una situación, de querer sacar la cabeza del agua, pero el agua le está cubriendo cada vez más, creo que en unos años…, hoy decía Ibarretxe que, posiblemente en muy pocos años veamos la disolución de ETA.

Ana: Has estado mucho tiempo, llevándote el país en la mochila. Has recorrido muchos pueblos de España. ¿Realmente somos tan diferentes?
JAL:
Yo creo que sí. Tenemos una infraestructura parecida, pero somos muy distintos. Yo creo que un asturiano, no tiene nada que ver con un andaluz, y un malagueño no tiene nada que ver con un cordobés, que es de lo más divertido, y posiblemente, uno de Huesca tampoco tiene que ver con uno de Zaragoza.

Ana: Es decir, que realmente los tópicos son ciertos.
JAL: Sí, sí, sí, son muy ciertos

Ana: Y la España interior está mal ¿no?
JAL: La España interior está muy mal, fíjate, te voy a contar una anécdota, que es curiosa: el otro día cité a Zamora en el Congreso, y, automáticamente, me llamaron del periódico de Zamora, porque por fin, en 30 años de democracia se había citado a Zamora en el hemiciclo. Pero no se queda ahí, es que la periodista me pide que le conceda una entrevista. Me hace la entrevista, y continuamente empiezan a llegar cartas, de gente agradeciendo que yo haya citado a Zamora en el hemiciclo. Imagínate lo de ”Teruel existe”, pues Zamora es que “no existe”. La gente no sabe muy bien dónde está, y es bien bonita. Tiene una comarca muy bonita y la propia ciudad es pequeñita pero muy bonita. Yo creo que la gente no la conoce porque hay una serie de sitios “complicados”, Palencia, Zamora… Esos sitios que a la gente le pones un mapa y no saben dónde están.

Ana: Y eso no puede ser por el bajísimo nivel cultural del que se hace gala. Yo es que estoy alucinado estos días con el nuevo programa de Telecinco en el que hay 6 individuos a los que les enseñan la foto de la vicepresidenta del gobierno y dicen que es María Teresa de Calculta. ¿Qué hay que cambiar de la educación en España? Parece que vamos para atrás.
JAL:
Bueno, a mí eso es una cosa que me preocupa mucho, y me ha preocupado siempre. Yo creo que si en España hay un fallo es la educación. Hay países como Francia, o Inglaterra, que le dan una importancia tremenda a la enseñanza primaria, y aquí pues desgraciadamente no se le da importancia, y en Aragón menos. Mira yo cuento siempre una historia, que es muy curiosa: cuando yo era estudiante de universidad, yo tenía muchos compañeros que estudiaban magisterio, que acababan magisterio y se marchaban a Cataluña a trabajar, porque en Cataluña les pagaba el Estado, les pagaba el Ayuntamiento y encima les ponían casa, y aquí nada. Y claro, eso a la larga, crea un analfabetismo, aquí en Aragón y en muchas otras partes de España, un analfabetismo normal, tradicional, que aunque ahora sepamos todos leer y escribir, hay un analfabetismo cultural. Ese es un problema que con el tiempo supongo que se solucionará, pero hoy por hoy estamos mal. Hay una falta de educación, pero no de educación de sentarse, levantarse, saludar, no. Falta de educación en general. Yo decía en broma que en este país hemos pasado del carretón al Audi 100. O sea, el mismo tío que llevaba el carretón, se ha quitado la boina y lleva un Audi 100, pero no ha pasado por las etapas culturales que han pasado otros países.


Ana: ¿Y qué podemos hacer? Porque en España se compran muchos libros pero, ¿se leen?
JAL:
Sí se leen, yo creo que sí. Hoy en día el nivel cultural es mucho más alto que hace unos años, la gente lee más periódicos, compra más libros, se lee más pero hay un atraso muy fuerte. Se compran libros, los editores se encuentran con que hay unas ventas en España, pensamos muchas veces en España y hay que pensar también en América Latina, que al fin y al cabo somos la misma lengua y también se venden muchos libros allí. En general yo creo que la gente lee más.

Ana: ¿Y qué te parece Internet como medio de difusión? Porque hay muchos blogs de gente que escribe poesía o relatos.
JAL: Bueno, me parece un poco una “diarrea mental”. Que todo el mundo tenga su blog me parece muy bien, pero al fin y al cabo la gente acaba no leyendo el blog, es como si te llenan la casa de periódicos, no los lees, yo me compro dos periódicos al día y apenas me da tiempo a leerlos. Yo no leo ningún blog porque hoy en día hay un millón de blogs, todo el mundo tiene el suyo a todo el mundo le gusta escribir, narrar, y está bien, y siempre hay alguien que lo lee, yo no lo leo, porque no tengo tiempo, ahora mismo vengo de comer con Antón Castro, y Antón Castro tiene un blog, y no sé qué decirle cuando me dice, ¿has leído en mi blog lo que he dicho de Dios?, …Y yo no he leído nada.

Ana: Respecto a la televisión, que parece que se está convirtiendo en una caja tonta en la que todo vale, me hizo mucha gracia que el viernes después de la noticia del secuestro de El Jueves, todos los periodistas del corazón, que parece que estén esperando a que se muera una persona para hacerle un programa especial, tachaban de chabacanos a los dibujantes de la revista. ¿Hay mucha hipocresía?
JAL:
Es que yo creo que en España existen unos programas que no existen en otro país de Europa, como el “Aquí hay tomate”. Eso también demuestra el nivel cultural de España. Estoy viendo que “Yo soy Bea” es el programa más visto, y bueno, eso es terrible, es un folletín terrible, y estos programas se aprovechan fundamentalmente de la incultura o del nivel cultural de una sociedad española muy rudimentaria que cuando les llegó la televisión lo único que les interesaba es el cotilleo. Habría que ver la edad de las personas que ven esos programas, seguro que son gente de 50 años para arriba.

Ana: Te sorprenderías…
JAL: ¿Tú crees?, en mayoría, eh, digo, seguro que hay gente joven que los ve, pero yo creo que son programas de gente mayor, sobre todo mujeres que están en casa solas.

Ana: Hablando de música, creo que tienes editados 13 discos, no podemos decir que hayas sido un gran superventas, pero ahora está difícil hacerse un hueco en la música ¿no?
JAL: Es muy difícil, yo a la gente le digo que está muy difícil, nosotros empezamos en un momento determinado y tuvimos muchos apoyos digamos clandestinos, la gente compró discos y nos dio actuaciones casi de manera clandestina y solidaria, hasta que llegamos a un punto que ya no había manera de parar, pero hoy día es muy difícil porque todo está en manos de gente que lo que le interesa fundamentalmente es la economía, y hay muy poca gente joven que salga en televisión. Por ejemplo, en televisión no hay un programa para gente joven, cantantes, sin Operación Triunfo, gente que vaya a un programa y cante, y presente su disco, hoy en día no se presentan discos en televisión, cuando yo hacía discos, los presentaba.


Ana: Y ¿con qué disfrutas más? Porque político, profesor, cantante, poeta, presentador de televisión…
JAL: A mí lo que más me gusta es no hacer nada…

Ana: ¿Nada? Y eso ¿cómo se hace?
JAL:
Pues no hacer nada, sentarte en una silla en casa y no hacer nada, estar dos horas sentado… Lo que pasa es que yo aguanto poco, pero me gusta mucho, no hacer nada…, el problema es que cuando llevas dos horas de no hacer nada, pues te cansas…


Ana: Y ¿con quién te gustaría tomarte una copa?
JAL: No sé, bueno, a mí me divierte mucho tomarme alguna copa con Joaquín Sabina, ya la he tomado muchas veces, y me río mucho con él, y lo pasaríamos muy bien, me parece un tipo estupendo, divertido, relajado, nos llevamos muy bien, y bueno, con gente que no la vas a ver nunca…, con Joaquín si puedo, lo que no te podría decir es con Sharon Stone, porque no la voy a ver en mi vida, pues prefiero hablar con Sabina.

Ana Beguería

sábado, 14 de julio de 2007

Una copa con...enBlanco

Entrevista: Sonia San Román
Fotos: Odón Serón y www.myspace.com/enblanco


Viernes noche, afueras de Logroño, rodeados de huertas.
Los perros ladran a lo lejos en las fincas entre árboles frutales.

La luna es amarilla y los enBlanco

(Gorka Etxebarría,



Enrique Cabezón [Kb],

Diego Cabezón,


Miguel González

y Héctor Induráin)

ensayan su rock and roll enérgico y potente.
Nos esperan en un local forrado de posters donde rebosan las melenas moldeadas, los bigotes y las cazadoras de cuero.


En el suelo, guitarras, cables, baquetas, un micro.
Unos sillones raídos y un frigorífico viejo con cervezas a medio enfriar.

Nos acompaña en la entrevista Odón Serón de El cuarto Verde.



Sonia: ¿En qué andais ahora mismo?
Kb: Estamos preparando un acústico.
Diego: Sí, es que somos heavis de broma. (Risas).
Miguel: Sí, éste ha tenido que hacer dos ouijas y tres sortilegios para poderse liberar del mundo del oscuro metal.
Kb: Lo malo es que este señor de mi extrema izquierda (Gorka) es enólogo y desde agosto hasta noviembre está ocupado.
Miguel: Sólo está para servir a Baco. Vamos a hacer una versión de Take that.
Kb: No, es broma, pero tengo unas pensadas que se va a cagar la perra.

Sonia: Adelántanos algo, ¡venga!
Kb: Algún clásico inesperado.

Sonia: ¿De quién?
Kb: ¡Ah!
Alguien en voz muy baja: Frank Sinatra.

Sonia: ¿¿¿¡¡¡Frank Sinatra!!!???
Héctor hace sonar la batería y no nos entendemos.
Miguel (a Héctor): Oye, cuando las personas hablan los baterías ¡se callan!

Sonia: ¿Por qué se os ocurrió llamaros enBlanco?
Odón: ¿Para qué quieres saberlo? ¿Para matarlo o para darle un beso?

Sonia: ¿Os quedasteis en blanco o algo parecido?
Diego: En principio íbamos a llamarnos Mente en Blanco y luego lo cambiamos porque había otro grupo que se llamaba así. De hecho dimos un concierto en Amorebieta llamándonos así. Luego se propuso Gris.

Sonia: Pero, ¿Grease? ¿Como la peli de John Travolta?
Kb: No, no. Gris, como el color. Pero desechamos el nombre.

Sonia: Supongo que porque la gente esperaría que salierais al escenario vestidos de los años sesenta, con tupé incluido y no era plan.
El grupo empieza a cantar haciendo el tonto la canción You're de one that I want imitando a Travolta (risas).

Sonia: Y, ¿qué tal va el disco? ¿Es un fracaso...Etcétera?
Kb: Gorka, tío, ¡que te has quedado mudo desde que Sonia ha puesto la grabadora! Luego dirás: que no me llamáis pa las entrevistas. (Risas)
Kb: Ya contesto yo. El disco va bien, y España también.

Sonia: ¿Sabes que voy a poner todo lo que me digáis?
Kb (más serio si cabe): No, el disco va poco a poco pero estamos muy contentos y estamos sorprendidos por el silencio que se ha generado a nuestro alrededor. Nos gusta.
(Mirada maliciosa entre el grupo con risa contenida)
Odón (carcajadas): Por favor, no grabes sólo las voces, graba esto en vídeo. ¡Qué pena que no se vean sus caras!
Miguel: Estamos muy contentos porque gente a la que no conocemos de nada se ha ido a la gasolinera, qué se yo, de Alberite, y se ha pillado el CD.
Diego: Es que es buenísimo que el de la gasolinera de Alberite haya vendido copias.
Miguel: ¡Vamos a ser los Camela del rock riojano!
Kb: Desde luego, el pelo ya lo lleva mi hermano (Diego).

Sonia: Habéis tocado ya con un montón de gente. ¿Con quién os ha hecho especial ilusión hacerlo?
Kb: Con El Cuarto Verde.
Miguel: Con Barricada .
Kb: Con Los Habeas Corpus en su tiempo.
Héctor: Con Marea.
Miguel: Con S.A.
Diego: Con Silencio Absoluto.
Kb: La historia es que nosotros estamos teniendo mucha suerte porque vamos tocando con todo aquél que nos gusta. Y es una cosa que yo creo que está muy bien. Vivimos de la ilusión, no nos llames ilusos.
Miguel (con voz de ama de casa andaluza): Niñoooo, no seas como el tonto lo cohone, tol día viviendo de ilusione! (Risas)
Kb: La verdad es que estamos muy bien con todo el mundo.

Sonia: ¡Hay que ver qué bien estás quedando!
Miguel: Pues para mí, el mejor de todos los conciertos fue uno que dimos en Briñas (La Rioja) con aquella morcilla...
Odón: Joe, animaos a venir el 14 de agosto a Briñas!
Kb: ¿Hacemos el acústico? ¡Es un reto!
Diego: Yo no sé...
Miguel: ¡Pues ya no hay morcilla para ti!
Odón: Pero subid, ¡en serio!
Miguel: Además estoy pensando que nosotros vamos a ser okupas, nos vamos a poner ahí, a tocar con la guitarra y a decir ay payo, darnos argo de cena.
Odón: ¡Que subáis, que se goza mucho!
Kb: ¿Hacemos el acústico? ¿Hacemos el acústico? ¿Hacemos el acústico?
Diego: Sois unos subnormales. (Risas)
Odón: Además, yo me animo a cantar algo con vosotros.
Gorka: ¡Hala! Tenéis cuarenta y cinco días para preparar.
Miguel: Pero, por favor, en plan relajado antes de subir a tocar. Que yo conozco aquí con quién me bato el cobre y es mejor ir tranquilos.
Kb: Vale, ya tocaremos a una hora prudente.
Miguel (a Kb): Es que en cuanto ves algo largo y duro empiezas a chupar el mástil y no hay quien te pare. (Carcajadas).

Sonia: Pero, ¿un acústico en plan Maná o en plan Nirvana?
Kb: En plan Makoki, ¡por supuesto! (Risas)
Diego: Pues sí, ¡en plan Makoki estaría guay!
(Sonidos con la boca en plan trompeta de charanga en fiestas y todos cantando)
Diego: Y también he oído que en el bar Mollye Malone quieren hacer conciertos. Me parece que quieren empezar este jueves. Y además, me parece que se cobra.
Odón: ¿Ah, sí?

Sonia: ¡Mola el Mollye!
Diego: Mola, mola...(Risas)

Sonia: ¿Y con quién os gustaría tocar si os pusierais a soñar en voz alta?
Miguel: Pues a mí me encantaría sacar un segundo disco y que en él participase Makoki, sería una caña.
Kb: ¡Pero si no me dejaron en éste!
Diego: A mí me gustaría con Ktulu, con Hamlet, con Sepultura, con Pantera, con Metallica, con Medina Azahara...
Kb: Pues mira, no se me había ocurrido. Cogemos al bajista de Medina Azahara y te echamos a ti.
Miguel: Pues a mí me gustaría con los Skizoo pero es que me han dicho que son muy raros fuera del escenario.
Kb: A vosotros lo que os pasa es que sólo queréis tocar con esos grupos para ver el concierto gratis.
Caras de buenos chicos negando con la cabeza
Miguel: Esas son las cosas por las que Kb no tiene tantos amigos. (Risas)
Odón: Oye, esto no es una entrevista nada seria.

Sonia: Lo sé, por eso me está encantando.
Kb: Oye, ¿y nosotros qué tenemos que ver con Pancho Varona y esa gente, para que nos saques en este blog tan bonito?

Sonia: ¡Pues que a vosotros también os quiero mucho!
Todos: ¡¡Aaaaaah!! (Aplausos).
Kb: Esto tiene que salir, ¿eh?
Odón: ¡¡Aplaudid más!! (Siguen los aplausos)
Miguel: ¡Pero si parecemos focas! (Imitando el sonido y sin dejar de aplaudir con los brazos extendidos)
Kb (fingiendo contestar a una entrevista en serio): Bueno, pues nada, los enBlanco somos un grupo de bailarinas... (Carcajadas)
Odón: Un grupo de bailarinas...Venidas a menos, ¿no?

Sonia: Lo que yo quiero es hacerme una foto con vosotros y que el fondo sea esos posters de heavys que tenéis ahí puestos. En todos ellos los músicos tienen un rollito homosexual muy sospechoso.
Kb: Pues sí, la verdad es que los pectorales de los Manowar me están dando un mal rollo...
Miguel: Es verdad, tenemos que hacer que este local parezca más un taller.

Sonia: Muy bien, el día que os quitéis las camisetas y os llenéis de grasa para tocar volvéis a llamarme.
Kb:...Yo quiero un cinturón de cuero con herramientas.
Miguel: Yo es que aún no tengo claro las tendencias de algunos de aquí y estoy pensando que hombres sudorosos con grasa...No sé si llegaría a casa vivo...Necesitaría luego unas presillas para cerrarme las piernas.

Sonia: Venga, vamos a hacernos la foto. Odón, hazla tú. ¡¡Pero qué altos sois!!
Héctor: Nos agachamos un poco? (Risas)
Odón: Venga, voy a hacer varias, porque a Kb lo pillo todo el rato haciendo el gilipollas.
Kb: ¡Es que es lo que quiero hacer! (Risas)
Odón: Venga, la última.

Sonia: A ver, quiero verlas.
Kb: Pon la foto en la que te estoy tocando el pezón. (Risas)

Sonia: Joder, encima es la foto en la que más me gusta cómo salimos.
Kb (con voz de Humprey Bogart): A mí también.

Sonia (risas): ¡Idiota!
Kb: (carcajadas).

Sonia: Por cierto, ¿con quién os gustaría tomaros una copa?
Diego: Depende para qué...
Miguel: Yo voy a decir que con nuestras novias.
Kb: Pero con las de todos, ¿eh? Yo quiero que en mi despedida de soltero haya una piscina de barro, las novias de todos mis amigos y yo (Risas)
Miguel: Lo que pasa es que ellas te iban a poner a hostias fino.
Odón: Si es así me pongo peluca y todo y me hago pasar por una de ellas.
Diego: Yo me tomaría una copa con cualquiera. No sé...Ese cantante flamenquito que ha estado en la cárcel, cómo se llama...El Francés, ¡con ése me echaba yo unas copillas!
Kb: Pues yo con Fernando Esteso o con Chiquito de la Calzada.

Sonia: Y, ¿qué no haríais ni por todo el oro del mundo?
Kb: Yo es que por dinero... (Risas)
Héctor: Todo tiene su precio, yo no sé...
Kb: ¡Eh! Diego, ¿qué no harías tú ni por todo el oro del mundo? ¡Porque meterte escobas por el culo lo haces gratis! (Risas)

Sonia: Sabéis que ésta va a ser la primera entrevista censurada del blog, ¿verdad? (Risas)
Diego: Yo brutalidades...sexuales...No sé...Eso no haría
Miguel (a Diego): Estás quedando con una pinta de vicioso....Pues yo ni aunque me dieran millones chuparía un container por dentro, ¡tía! Bueno, si le echas saborcillo a jamón como a las Ruffles igual me lo pensaba...
Kb: Bueno, ¡depende de los tequilas que te hayas tomado antes!

Sonia: ¡Ay qué entrevista!
Kb: Como ves somos un 50% Motorhead y un 50% Makoki. Pero tu próxima entrevista tiene que ser a Makoki para que la gente sepa quién es.
Diego: Venga, qué, ¿empezamos a ensayar?
Kb: ¿Hacemos un acústico?



lunes, 9 de julio de 2007

Una copa con... Jaime Asúa

Entrevista: Marta Pérez
Foto: David Grau


Hoy he tenido el lujo de “tomarme una copa” con Jaime Asúa, un músico admirado por muchísima gente, y desconocido por otras tantas personas que, realmente, no saben lo que se están perdiendo.
Jaime vino al mundo con una etiqueta que ponía 100% Rock, con una guitarra, en lugar del pan bajo el brazo y con gafas de sol y si no echad un vistazo y lo podréis comprobar vosotros mismos.



M.P.: Eres tú el de la foto Jaime?
J.A.: Si, si ese soy yo, jajaja, las gafas de sol son de un recorte con el Photoshop de unas gafas mías y como a la foto del bebé le quedaban que te cagas las gafas, digo joder!! Ahora un tatuaje de amor de madre y así queda mas convincente.

M.P.: ¿En qué momento te das cuenta de que quieres ser músico? ¿Qué edad tenías?
J.A.:
Mira seré breve… tenía yo dos añitos cuando… jajaja, No más o menos cuando empecé a cantar con 5, 6 ó 7 años, yo de pequeño quería ser cantante, no músico.

M.P.: Hoy en día cuesta mucho llegar a ser un músico reconocido, ¿Cómo lo conseguiste? ¿Te ayudó alguien?
J.A.:
Bueno la verdad es que no sé yo si soy un músico muy reconocido, pero aquí no te ayuda nadie, se trata de hacerlo lo mejor que puedes, de hacerlo lo mejor que te dejan y hay quien tiene más suerte o menos suerte y supongo que hay gente con mucho talento que dejó la música en los primeros reveses y después otros más obstinados como yo, que nos hemos estado dando cabezazos toda la vida, pero seguimos porque llega un momento en que uno ya no sabe que hacer si no se dedica a hacer lo que le gusta.

M.P.: Has formado parte de bandas como Cucharada, Alarma!!, Llámalo X, Gran Jefe… ¿Te gustaría formar otra banda de Rock?


J.A.: No de momento no tengo en mente otro fracaso estrepitoso, jajaja, todas mis bandas han tenido escaso vuelo comercial. Han sido proyectos bastante reconocidos por mis compañeros y por cierto sector del público, que yo prefiero pensar que es del sector inteligente porque eso me halaga, jajaja, pero en realidad han sido proyectos con poca repercusión y la verdad siempre ha sido difícil todo esto, pero tengo la impresión de que ahora lo es más, porque parece que en general la industria acepta pocos riesgos con las propuestas que en teoría son o pueden ser más difíciles, luego resulta que comercialmente funcionan las cosas que no esperabas y viceversa, pero en principio la industria tiende a apostar por un artista mas estándar y por lo demás si los grupos de rock siempre lo han tenido difícil, en este momento MÁS.

M.P.: Un músico con tu experiencia… ¿qué consejo le darías a alguien que está empezando?
J.A.:
Depende, jajaja, no sabría que decirles, la verdad, el que tiene claro lo que quiere hacer no necesita ningún consejo y menos mío y el que no lo tiene claro le diría que se lo piense tres veces más, porque está difícil, aunque en realidad está difícil todo, está para los que quieren ser abogados, etc, ahora mismo cuesta encontrar la oportunidad de tu vida, el trabajo de tu vida, es muy complicado para todo el mundo y no es por ponerse llorones, yo creo que no es más que una crisis social o laboral, o como lo quieras llamar.


M.P.: ¿Qué opinas sobre los comentarios que se han creado, a raíz de que salieras en “Factor X”, de que no les gusta que salgais en ese tipo de programas tanto tú como los músicos a los que admiran?
J.A
.: Yo entiendo a la gente, a mí también me podría pasar, pero también es verdad que la admiración tiene precisamente ese riesgo, que uno se crea expectativas infundadas que luego la realidad se empeña en contradecir y por lo tanto es bastante frustrante. De todas formas, mira, la verdad es que se trata más bien, como decía un amigo mío de Huelva, de que si los músicos profesionales solo tocásemos con quien nos gusta, pues nos moriríamos de hambre, que no solo basta con que tu quieras tocar con quien te gusta, sino que también, que quien te gusta, quiera tocar contigo y tampoco son tantos. De todas formas, nosotros somos profesionales y la verdad es que algunas veces tenemos que hacer cosas que no nos agrada hacer a todos, a fin de cuentas nuestra labor es ir a hacer música y bien. Y si el otro día nos llamaron pues fue precisamente porque iban a hacer una cosa en directo por primera vez y la verdad, es que querían músicos que resolviesen, sin problemas. La verdad es que a mí no me gusta tocar en esos rollos y en la televisión en general yo creo que a casi ningún músico de nuestra generación le agrada la tele porque es un baile ajeno, tienen otros criterios, otras prioridades, para nosotros hablan otro lenguaje que no nos pertenece y el nuestro les resulta totalmente desconocido. A nosotros lo que nos gusta es tocar en directo y ellos irían locos intentando sonorizar o iluminar y decorar y si además el criterio para ellos es el calzado, la peluquería por encima de la música pues estamos perdidos.

M.P.:
Y de momento ¿Seguirás yendo a ese programa?
J.A.
: Eso fue una cosa casual, mira tengo entendido que hasta ahora todos los cantantes actuaban con voz en directo sobre un play back y esos temas se los encargan a músicos para que los graben y Osvi G. ha grabado muchos de esos temas y entonces cuando se les ocurrió la idea de hacer una especie de unplugged y que cantasen con música en directo, hablaron con Osvi y Osvi me mandó un mensaje, yo estaba de vacaciones, fíjate, pero yo le dije que sí, porque la verdad es que yo con Osvi hago lo que él me diga, si me dice que me aprenda el repertorio de Manolo Escobar, pues lo toco encadenado al carro incluso, jajaja.

M.P.: Por lo que veo, sigues manteniendo amistad con todos los músicos de Gran Jefe.
J.A.: Si, como ya nos pilló mayorcitos y lo que hicimos, que fue empezar, siendo ya profesionales, con un grupo desde cero, cosa que era un suicidio que todo el mundo nos los decía, el grupo no llegó a vivir una convivencia tormentosa, la verdad es que estábamos muy a gusto y cuando se acabó fue sin ningún problema entre nosotros y seguimos siendo todos muy amigos, siempre voy a los conciertos con
Rafita (bajista de Rosendo) y cuando Osvi me llama, pues voy a tocar, lo que pasa es que se murió de muerte natural, porque nos resultó tan difícil y nos costó tanto grabar nuestro primer disco que en vista del resultado, estaba bien claro que no era posible hacer otro y no había nadie dispuesto a pagarnos el segundo disco.




M.P.: Y en el supuesto de que montaras otra banda, ¿Con quien lo harías?
J.A.:
Yo volvería a hacer Gran Jefe otra vez, a mí me encantaría, con esa banda disfrutamos tantísimo. En cierto modo vivimos una especie de pequeña experiencia como el Karaoke. No tan emotiva, porque evidentemente la gente no tenía ni idea de lo que estábamos haciendo y estaba bastante fría y tal, pero en general sí que tocamos en bastantes garitos y cuando ya llevábamos diez o quince minutos en el escenario ya teníamos a muchos del público de nuestra parte y esa convicción de que lo que hacíamos era bueno y que podíamos convencer uno por uno a todos pues la verdad fue muy buena, lo pasamos muy bien, pero no había manera de seguir porque, evidentemente no había forma de pagárselo, eso es algo que seguramente, la gente que ha hecho algún comentario con lo de "Factor X" no lo entiende. Precisamente nosotros sabemos lo que es arriesgar y empeñarse en hacer sólo lo que tú quieres hacer y hemos pasado varias veces por el bache y a estas alturas sabemos que lo más importante es mantener la piel sobre los huesos y luego ya veremos si tocamos y si lo hacemos que sea lo que nos gusta, es todo muy complicado.




M.P.: ¿Y qué canción tuya o de algún grupo del que hayas formado parte, te gustaría que pusiéramos junto a la entrevista, para así aquellas personas que no te conocen musicalmente puedan escuchar lo que te gusta hacer?
J.A.:
Pues, mira me gustaría “Un mal día lo tiene cualquiera”

M.P.: Con esa canción colaboró Pancho Varona, ¿no?
J.A.:
Efectivamente, por esa razón también. Porque Pancho escribió casi todos los estribillos y es una canción que hicimos con Gran Jefe, basados en un tema de Osvi G. que es uno de mis músicos favoritos del universo conocido y además Pancho... Así que me parece ideal vamos y además la letra me parece que sigue estando vigente.

M.P.: ¿Has colaborado con muchos artistas a lo largo de tu carrera?
J.A.:
He colaborado con un montón de gente, sobre todo grabando y también he compuesto para mucha gente, pero más que en giras, en realidad he colaborado más en grabaciones, incluso fíjate siendo guitarrista yo creo que he hecho más grabaciones como corista. Seguramente porque como cantante abarco mucho más a distintos géneros y como guitarrista… Pues soy un guitarrista de rock, quiero decir que tengo menos recursos como guitarrista que como cantante. Como guitarrista tengo una docena de conejos y una chistera.

M.P.: Y muy buena voz, también.
J.A.:
Lo que pasa es que tampoco es lo mismo ser un cantante solista que un corista. Un cantante solista requiere algo más, todos sabemos que no se trata de una cuestión de calidad, de timbre o de afinación, algunos de los cantantes que me gustan en general, son cantantes que técnicamente no son brillantes, pero precisamente me gustan porque tienen algo más, una emoción, que probablemente yo como solista no tenga, soy un cantante correcto pero, en fin, que quieres que te diga no he tenido mucho éxito como cantante solista, pero como corista ha sido una cosa bárbara, jajaja.

M.P.: ¿Hay algún artista con el que te hubiera gustado colaborar o compartir escenario y por algún motivo no lo has hecho todavía?
J.A.:
Si hay mucha gente, porque en realidad no he hecho demasiadas giras, porque yo entre los ’80 y los ’90 realmente estaba muy empeñado en llevar a delante mis propios proyectos, no hice muchas colaboraciones en directo, me dedicaba a mi banda y a morirme de hambre ahí muy orgulloso. Pero la verdad es que la máxima experiencia que he vivido por el momento ha sido la gira de Joaquín Sabina del año pasado, especialmente los días de Argentina que ha sido para mí una cosa increíble, no sé si fue por Costa Rica, tuvimos un concierto de lo más multitudinario y al bajar del escenario me dijo Joaquín: Ahora sé lo que sentían los Beatles, jajaja. Nunca me había ocurrido que no pudiéramos tocar debido a los gritos de la gente, eso ha sido lo más grande. Y en verdad, como no he tocado con muchos pues me han quedado bastantes, me hubiera gustado mucho tocar con Antonio Vega, me gustaría también tocar con Quique González, con mucha gente, fíjate soy muy amigo de
Rosendo y de los Leño y nunca toqué con ellos, colaboré con los Leño haciendo coros en un disco pero nunca he tocado con ellos la guitarra o con Rosendo también es una cosa que me encantaría.

M.P.: ¿Tienes algún ídolo que te haya influído?.
J.A.: Sí, mucha gente. La verdad es que siempre he sido muy melómano y los discos que me encantaban me los tragaba hasta la obsesión, por ejemplo los Stones,
Keith Richards, Dylan, Peter Gabriel y me dejo muchos. Yo creo que hay que tener siempre los oídos abiertos y dejarte empapar y yo me he dejado empapar un poco por todo.

M.P.: ¿Qué prefieres, tocar en un recinto grande o pequeño?
J.A.:
Yo prefiero tocar en un sitio pequeño.

M.P.: ¿Por ejemplo?
J.A.: Para mí el formato general alcanza hasta las cuatrocientas o quinientas personas, así tienes un contacto con la gente y hay un fenómeno de retroalimentación, ellos asumen y responden de forma inmediata y tu también reaccionas de forma inmediata y se vive todo más que en un estadio donde las personas son una multitud y la multitud ni tiene género, ni edad, ni tiene personalidad en realidad.

M.P.: ¿Qué te ha parecido la gira de “Karaoke y top colcha?
J.A.:
Eso ha sido fantástico, es que es increíble, es algo que no podíamos imaginarnos así. Cuando Pancho habló de eso la primera vez, antes de esto del Karaoke, se habló de hacer más o menos esta idea sin haber perfilado los invitados, porque Joaquín no iba a ir de gira y Pancho insistía en que podíamos hacer algo, incluso que se llamase así. Suponíamos que iba a ir bien pero, no nos imaginábamos la respuesta de la gente fue increíble, la verdad. De hecho yo creo que todos ellos están deseando poder volver el año que viene, porque es un formato que te da una satisfacción como artista, una satisfacción inmediata, te vas a casa con tu propio premio y eso no se encuentra siempre. Como decía antes del fenómeno de retroalimentación, si tú sales ahí con el mismo espíritu y la misma actitud y sin embargo te encuentras un público de escayola la verdad es que tú tampoco reaccionas igual, es decir, que te alimentas de las emociones que te devuelve la gente sobre la marcha y ha habido conciertos muy emotivos, bueno, casi todos han sido emotivos, pero hay alguno que ha sido extra emotivo, una cosa increíble, a veces hemos estado más de tres horas tocando porque sí, por nuestra propia voluntad, porque en realid
ad estábamos encantados de estar ahí y por qué nos íbamos a bajar, no?
La verdad es que durante la gira con Sabina y lo del Karaoke lo hemos pasado muy bien, y además hemos hecho un grupito no solo musical sino que muy bien personalmente lo pasamos de p.m. Yo estoy deseando volver eh! Con la gira del Karaoke, porque quien, como yo, se haya enfrentado al reto de hacer un proyecto suyo de este género y te encuentras con un grupo si no hostil, pues por lo menos sí distante, pero eso de llevar a gente que ya está entregada de antemano, que sabes que les va a gustar y cuando llevas quince minutos de concierto ya está todo correcto, pues la verdad es que es un lujo, joder!

M.P.: Si no te hubieras dedicado a la música, ¿Qué crees que hubieras hecho?
J.A.:
Pues no lo sé, yo estudié periodismo, pero no ejercí nunca porque cuando estaba por segundo o tercero de carrera ya empecé a trabajar como profesional con “Cucharada” aunque terminé la carrera ya un poquito más rezagado, pero ahí ya empecé a ver que, si el mundo de la música era difícil, el mundo del periodismo aún lo era más, en una época en la que había tres o cuatro facultades en España y salían quince mil periodistas al año, no habían publicaciones ni puestos de trabajo y me la jugué entre el paro académico y el paro aventurero y aquí sigo.

M.P: Y ahora, dejando de lado el tema profesional, ¿Qué hace Jaime Asúa un día cualquiera? por ejemplo, te levantas y tienes el día libre... ¿Qué haces?
J.A.: Pues... paso muchos días sin salir de casa. Me gusta trabajar de noche, con un ordenador y un pequeño equipo de grabación, mis guitarras y tal... y me suelen dar las tantas, así que me despierto tarde y como con mis chicas. Por la tarde escucho música, leo un rato y, sobre todo, leo el periódico y discuto con todo el que aparece en sus páginas, le doy la brasa a mi mujer... una santa... con la oposición o con la conferencia episcopal, y me tomo un par de quintos. Una vez puestas las cosas en su sitio, y el mundo en marcha, ceno... veo la tele o escucho música (últimamente no paro de escuchar a
John Mayer), y me voy preparando el kit de supervivencia para meterme de nuevo en el útero a tontear con las guitarritas y los cacharritos toda la noche, que es cuando consigo hilar varias horas seguidas en silencio y sin interrupciones. Así hasta que empiezo a ponerme verde y mi familia me saca a dar una vuelta con mi correa y mi bozal. Y me pongo muy contento, no creas.

M.P.: ¿Con quien te tomarías una copa?
J.A.:
Uff!! Me tomaría una copa con tanta gente, pero sobretodo me gustaría tomarme una copa siempre, cada día y más de una copa al día con mis amigos.

Marta Pérez

domingo, 8 de julio de 2007

Una copa en Villanueva con...El Gary y su Banda Ancha

Foto: David Grau
Entrevista: Sonia San Román


Este es un ejemplo de las apuestas que Toño Berzal hace en Lunallena.
Grupos que suenan a música libre y a público alternativo.
Grupos que empiezan desde donde hay que empezar
y que se conforman con seguir teniendo un hueco.
Hoy se lo hacemos en Una copa con...

Sonia: ¿Cuáles son vuestras influencias a la hora de tocar?
El Gary:
Un poco de todo. En Hispanoamérica se escucha bastante música latina. Esto ya te llega así y te influye aunque no quieras. Por parte de mi madre me marcaron José Luis Perales y Dyango, que calaron hondo en mí. La verdad es que me gusta mucho escuchar un poquito de todo.

S:¿Quién lleva el trabajo de composición dentro del grupo?
EG: Todas las canciones que tocamos son mías. En principio el grupo lo formábamos un grupo de amigos que ya se conocían de antes, salvo al bajista. Hace dos años que empecé a montar la banda e inmediatamente comenzamos a tocar. Y hace un año que estamos así, como lo veis, con esta formación que es bastante nueva. Estoy bastante contento por lo que se está escuchando ahora.

S: ¿Cuáles son los proyectos a corto plazo de El Gary y su banda ancha?
EG: Lo más inmediato es sacar el disco a fin de año. Nosotros vivimos en Barcelona y quizás lo presentemos en la sala Luz de Gas, pero aún no está confirmado.
Básicamente creo que esto es lo que te afianza como grupo: tocar, hacer bolos y pasarlo bien. Yo vivo del arte. Tengo también una compañía de humor y esto para mí no es un hobby, sino parte de mi vida. Me dedico a esto y trato de ir creciendo y haciendo canciones.

S: ¿Qué opinión te merecen festivales del estilo del A.P.T.C. de Villanueva?
EG: Bien! Me gusta! Conozco a los organizadores y siempre dinamizan mucho y proponen cosas nuevas, como un festival de teatro de calle, o de cualquier otro tipo, jornadas de tapas y danza... Y me parece estupendo que los responsables de cultura de turno organicen este tipo de cosas para la gente de la calle que es, al fin y al cabo, la que está pagando sus impuestos.

S: ¿Cuál sería tu sueño como artista?
EG:
Me gustaría tocar más, o hacerlo en diferentes lugares, o salir de gira, porque lo mejor de tocar es llegar a la gente, pero con poder seguir viviendo de la música y de la actuación, con tocar y poder trabajar libremente con eso, me daría por satisfecho.
Sonia San Román

jueves, 5 de julio de 2007

Una copa con..., Toño Berzal

Entrevista: Ana Beguería

Foto: David Grau


Si uno quiere escuchar música en directo, basta con salir a la calle y buscar a uno de los cientos de artistas que pululan por nuestras ciudades, pero si quieres ir a un concierto, necesitas que te lo organicen tipos como Toño Berzal.

Hablar con Toño es un gustazo, se ve que le gusta lo que hace, le brillan los ojos contando cómo estuvo sentado a la misma mesa que Maradona, o el orgullo que le supone que dos chicos de uno de sus grupos salgan de gira con Serrat y Sabina. Hoy, nos tomamos una copa con Toño Berzal.


Ana Beguería: ¿Cómo empezaste en esto de la música, de la promoción de conciertos?
Toño Berzal: Bueno, es un poco largo de explicar. Mi primer concierto fue en Segovia cuando todavía ni siquiera soñaba con dedicarme profesionalmente a ello. Año 85, creo (¡ya ha llovido!), y yo era un pipiolo de COU. Conocí en un festival de verano un grupo de Valencia que se llamaba "Edén", nos hicimos muy colegas y para el otoño preparamos un concierto en Segovia y otro en Madrid. Por supuesto, me costó dinero. Unas diez mil pelas de las de entonces, que para mí era una burrada, ¡imagínate!. Después estudié Turismo en Madrid y por cosas de la vida acabé como director de una agencia de viajes en Zaragoza. Aquello se acabó, pero me quedé aquí, me compré casita y eché raíces. Empecé a trabajar como comercial en una discográfica en la que por entonces estaban Sergio Dalma, Manolo Escobar, El Fary y todos los 'itas': Lolita, Manzanita, Parrita y Tijeritas, entre otros muchos de la misma calaña. Además de preocuparme por que en el "Cortinglés" estuvieran los discos colocados y suficiente stock, de vez en cuando tenía que ir a buscar a un artista al aeropuerto o al tren para acompañarles en la promoción, firmas de discos y esas cosas. Ahí me picó el tema de la organización, porque el de la música ya me había picado hacía muchos años y ya había tocado en grupos. Así que, como choqué con un trepa lameculos en aquella discográfica y no tenía muy claro el tema, fundé con un socio "Lunallena", mi pequeña empresa desde la que organizo, programo, promociono... A los pocos meses me quedé solo y hasta ahora.

A.B.: ¿Cómo se compatibiliza este trabajo con la familia?
T.B.: Mis hijos tienen la desgracia de haberme conocido ya así, jeje, así que lo ven como algo normal. De todos modos, yo he visto crecer a mis hijos y ninguno de los dos ha tenido que ir a guardería porque hemos podido estar con ellos, o su madre o yo. En invierno el trabajo es más de oficina y yo tengo la suerte de tenerla en casa. A la 1, en vez de tomarme un descanso, me voy a buscarles al cole y así desengancho un poco. En verano es distinto. Pasas mucho tiempo fuera, llegas a dormir a casa (cuando llegas), muchas veces a las 8 de la mañana, te levantas para comer, ducharte y vover a irte, y apenas les veo. Este año tengo una semanita por ahí en Julio medio tranquila y me voy a ir con ellos a la playa, ¡que van a aprender a nadar y a cazar tiburones y no me voy a enterar!. La verdad es que procuro pasar mucho tiempo, todo el que puedo, con ellos. Rodrigo, el mayor, que tiene casi 7 años, a veces se viene conmigo de bolo, cuando es cerca y no acaba demasiado tarde, y disfruta un montón.

A.B.: Bogus Band, Comando Cucaracha, Riki Lopez, y muchos más, ¿cómo te encontraste con ellos? ¿Cómo fueron los comienzos?
T.B.:
Pues mira, yo empecé en la época en la que estaba de moda "Lluvia de estrellas". Conocí a algunos chicos de aquí que habían participado en el programa y empezamos a hacer bolos por los pueblos. Aquello me permitió aprender mucho, conocer gente y también empezar a ganar un poco de dinerillo. Uno de aquellos chicos tenía también sus propias canciones y montó una banda. Aquello se quedó por el camino, pero yo me integré en la banda también como músico y seguimos por otro lado: se acababa de formar la Bogus. Estuve durante unos años compaginado las dos funciones, la de músico y la de mánager, pero "Lunallena" iba creciendo y cada vez era más difícil hacer las dos cosas, así que decidimos dejar una de ellas y con dolor de corazón, porque lo que mola es subirse a un escenario, decidí que seguía como mánager del grupo, pero no como músico. Elegí, creo, el mejor momento para retirarme: en el Pilar del 2003, en la carpa de Interpeñas delante de 25.000 personas. Siempre me quedará éso y esa sensación, que es brutal. Al principio me costaba mucho ir a los conciertos y ver que yo no estaba allí, pero ahora he de decir que no sólo lo he superado, sino que ahora ya no me veo tocando, la verdad es que como guitarrista era muy mediocre. Como dice nuestra amiga común Myriam, tenía mucha ilusión y muy poco arte...

Con el Comando, fue distintinto. Pepín es el cantante y líder natural del grupo, y somos amigos desde hace años, así que me dijo que estaba en un proyecto nuevo y que quería que fuera yo la persona encargada de gestionarlo todo. Y no pude ni quise decir que no, porque es un grupo que merece mucho la pena, por el proyecto en sí y por la parte humana y de compromiso también. Yo para trabajar con un grupo me tengo que sentir parte del mismo. Tengo que ser uno más, la diferencia es que tú cantas, el otro toca la batería y yo gestiono, contrato, etc. Y éso me pasa con el Comando al 100%. Tengo libertad absoluta y toda la confianza del grupo para hacer las cosas como yo creo que deben hacerse, y sin embargo, casi todo se decide en consenso.

A Riki López lo conocí en La Campana de los Perdidos, un bar de Zaragoza donde se hacen actuaciones regularmente, y me enganchó. El dueño del bar nos presentó y empezamos a trabajar hace ya unos cuantos años (6 ó 7, no sé...). Es un verdadero crack. No he visto nunca a nadie salir más airoso de trances complicados que a Riki. Es un artistazo, muy profesional. ¡Y me mondo de risa con él!

A.B.: En este negocio ¿hay que tener amigos hasta en el infierno?
T.B.:
Sí, claro, supongo que como en todos. Es importante tener alguien a quien poder llamar si surgen problemas a las tantas de la madrugada en cualquier sitio, o que te eche una mano en un momento determinado. Tener buenos contactos es importante en cualquier negocio.

A.B.: ¿Hay alguien con el que te negarías a trabajar?
T.B.:
Sí, con cualquier grupo o artista que haga apología del terrorismo, las drogas, el racismo...

A.B.: Escenario, luces, montaje, técnicos, el mundo de los conciertos es más grande que el de los artistas ¿sois una gran familia como se suele decir o es difícil?
T.B.:
Yo creo que sí. Yo soy muy de 'clan' a la hora de trabajar. Me cuesta mucho cambiar de empresas, así que suelo trabajar siempre con las mismas, tanto a la hora de alquilar vehículos, como equipos de sonido, personal de carga y descarga, etc, así que ya nos concemos todos. Si el trato es cordial, existe el respeto y cada uno tiene claro cuál es su cometido y su lugar, se puede compaginar perfectamente el trabajo con el 'buen rollo'. Yo siempre digo que no trabajo para hacer amigos, pero para mí es vital que haya una confianza y un saber hasta dónde se puede llegar. En Aragón hay un nivel altísimo en cuanto a calidad de trabajo, de equipos, de servicios, etc, por lo que se puede decir que somos autosuficientes en ese aspecto, y claro, no es lo mismo llegar a trabajar a un festival o a un concierto y tener que empezar a presentarte, que llegar y empezar a saludar, preguntar por la familia, por el concierto del otro día, etc.

A.B.: ¿Qué grupos puedes recomendar que estén empezando?
T.B.:
Uff, la verdad es que prefiero hablar de grupos o artistas desconocidos, aunque lleven años 'dale que te pego'. Ahora no estoy muy puesto en los nuevos. Antes me dedicaba a, cuando tenía tiempo libre, recorrer los bares donde había actuaciones, o me iba a Madrid un par de días y me veía 5 ó 6 conciertos. Ahora eso es impensable para mí, desgraciadamente, o al menos no puedo hacerlo con la asiduidad de antes. Así que, recomiendo fervientemente el Comando Cucaracha y Riki López. Hay muchos muy buenos, pero los míos también lo son.

A.B.: ¿Cómo ves el panorama musical actual?
T.B.:
Negro, bastante negro. Tenemos varios problemas. El primero es que durante los 80 se empezaron a hacer grandes conciertos en sitios abiertos, gratuitos y ahora tenemos una generación de veinteañeros, con honrosísimas excepciones, que no pagan una entrada ni a tiros. Prefieren gastarse 50 euros en copas que 10 en un concierto. Y es una pena. Además la gente (el público) no apuesta por gente nueva. Sólo van a lo que conocen y, si es posible, a lo que sale por la tele. Los conciertos son un acto social más que cultural y van cuando tienen la sensación que no se lo pueden perder. Yo tengo la suerte de poder hacer algunas programaciones fijas durante el año en sitios pequeños y alternativos, y cuesta horrores vender entradas. Luego está el punto de vista de las grandes compañías, que tampoco apuestan por gente nueva. Ahora está de moda el pelotazo: no soy músico ni cantante, pero tengo mucho morro, me cogen en un programa de la tele, me hago rico en 2 años y luego ya veremos... ¡Una pena!

A.B.: De los trabajos que has hecho ¿cuál te ha causado mayor satisfacción?
T.B:
Quizá el concierto de Toto en Zaragoza el pasado mes de abril. No era la primera vez que trabajaba con un artista internacional, pero sí la primera que he llevado la negociación a cabo de principio a fin directamente con el mánager del grupo en Europa. El concierto, económicamente, fue una ruina, pero yo vi gente llorar, gente que me daba las gracias por haberlos traído, y después recibimos muchas felicitaciones por parte del artista. Su mánager llegó a decirme que era el concierto mejor organizado de toda la gira europea y que quería abrir o cerrar la próxima en Zaragoza. Steve Lukather, el guitarrista, que es una super estrella del rock mundial y que ha participado en multitud de grabaciones, sin ir más lejos en el Thriller de M. Jackson, el disco más vendido de la historia, me abrazaba en la puerta del auditorio como si me conociera de toda la vida. Eso para mí es muy importante y también me alimenta.

Por supuesto, el trabajo diario con mis grupos también me produce mucha satisfacción. Cuando el público ovaciona a un grupo mío y le dicen "¡otra, otra...!" es exactamente igual que si me lo hicieran a mí, y esa sensación es muy agradable y gratificante.

También es muy satisfactorio reencontrarte con gente y que te recuerde por algo agradable. Por ejemplo, el otro día en el concierto de los 'pajarracos' me reencontré con Osvi Greco, maravilloso guitarrista, entre otros muchos, de Ariel Rot. Hace un par de años hicimos un concierto en el APTC de Villanueva, ¡y se acordaba de mí!, me dijo que a ver cuándo repetíamos que se lo había pasado muy bien. ¡Eso mola un montón!

A.B.: Dos músicos amigos tuyos, están haciendo la gira con S&S, ¿se siente uno un poco responsable de eso?
T.B.:
No, responsable no porque sólo ellos son los responsables para bien o para mal, en este caso para muy bien, por su trayectoria, su trabajo, sus horas de estudio, de ensayo. ¡Eso sí!. Me alegro casi tanto como ellos. El otro día, en el concierto de inicio de gira en Zaragoza, recuerdo que ya en la primera canción miré al escenario y vi a Sabina y a Serrat, un poco más arriba a Pancho, Antonio, Pedro, Romero, Víctor, y detrás estaban mis amigos Roberto y José Miguel, y ¡joder!, me emocioné. Estaba con unos amigos viendo el concierto (...ejem...) y me daba vergüenza mirar hacia atrás porque había dos lagrimones luchando por salir. Me costó mucho, pero lo conseguí, aunque al final del concierto, cuando salen todos a saludar, me pasó lo mismo. Con Roberto he tenido y tengo una relación muy cordial y siento mucha admiración por él porque toca como la madre que lo parió el tío, además de que es un tipo excelente, pero con José Miguel he tenido más roce, hemos intimado más, conozco a su familia, a su mujer, he estado con él de fiestas en su pueblo y he comido y he dormido en su casa, y de siempre nos hemos llevado muy bien. En este negocio es como 'mi hermano pequeño', y me emociona pensar que en España es difícil para un músico estar más arriba de lo que ellos están. Además, todos los que estaban en el escenario son músicos con una trayectoria de muchos años y estos sinvergüenzas son unos críos todavía. Estoy muy emocionado por ellos, de verdad.

A.B.: Para terminar, ¿qué te gustaría montar que no has hecho todavía, o hasta donde quieres llegar?
T.B.:
Bueno, el concierto de tu vida está siempre por llegar, y así debe ser, tener cada día la ilusión de hacer algo nuevo. Ahora tengo un par de proyectos para final de año que me entusiasman y espero lleguen a buen fin. Por lo demás, me siento privilegiado por poder vivir de la música, con un trabajo que con sus sinsabores (como todos, supongo) me entusiasma y me fascina. Creo que es muy importante poder hacer en la vida lo que te gusta y yo lo estoy consiguiendo. No todo el mundo puede decirlo, desgraciadamente. Y yo, con tener para pagar la hipoteca y que mis hijos no tengan ninguna carencia importante, me doy por más que satisfecho. No aspiro a mucho más. Sólo a ser feliz, ver crecer sanos y felices a Álvaro y Rodrigo, y disfrutar de los amigos.


Ana Beguería

miércoles, 4 de julio de 2007

Una copa con... Antonio García de Diego













Entrevista: David Grau/Marta Pérez


Fotos: Lucía/Marta Pérez



Intro: Sonia San Román



Puedo ponerme cursi y decir
que decir Antonio García de Diego
es decir música.
Que verle tras su piano es un lujo.
Que escuchar su voz congela la sangre.
Y que tomar una copa con él...No tiene precio.


David Grau: ¿Cómo ha ido el inicio de la gira?
Antonio García de Diego:
El inicio de gira, en principio, ha ido entre el pánico y el terror, por enfrentarnos a unas formas musicales nuevas para nosotros y distintas en la mecánica de interpretación. Te estoy hablando de la base de los músicos de Joaquín Sabina, que venimos de otro lenguaje musical diferente y mucho más espontáneo, quizás más caótico y después con los temas de Juan Manuel que nos merece muchísimo respeto, pero las estructuras musicales son muy construidas, muy estructuradas, con armonías que muchísimas veces no sabemos que es lo que estamos tocando, porque tienen una nomenclatura muy rara. Había una cosa muy graciosa que decíamos que en vez de un acorde, parecía un número de teléfono, ponía “A”, que es un acorde, +7ª-5ª+9ª+13ª y claro, ves eso y parece un número de teléfono. Total que ha sido complicado el inicio, con mucho respeto, mucho miedo, pero bueno, a base de ensayos nos vamos integrando, en la medida que podemos lo hemos atacado y ahí estamos.

D.G: Un músico tan completo como tú, de tus características, ¿qué opina de trabajar con un músico como Ricard Miralles?

A.G.D.D: Ya lo conocía, pero Miralles tiene una capacidad instrumental y creativa enorme. Yo me he quedado admiradísimo, sobre todo con su actitud también humana, porque Miralles, en algunas cosas, parecía que tenía un halo como mucho más desarrollado, no sé, más “cerebro”, y nos hemos encontrado con una dulzura de personaje, o sea, en el trato y en las maneras y musicalmente, también sabiendo de la disposición, él se tenía que integrar también con nuestro lenguaje, a veces creo que anda algo perdido también en algunas cosas de Joaquín y creo que él se lo pasa muy bien, pero lo mismo que nosotros nos pasa, con toda su suficiencia y todo, pero a veces creo que anda también a la búsqueda y captura de estar cómodo, es decir, no es que lo haga ni bien ni mal, pero él también necesita encontrar ese lenguaje para apoyar la canción, pero vamos, como maestro, Miralles es un Dios.

D.G: ¿Habías tocado alguna vez con Serrat?
A.G.D.D: Sí, había tocado en una gira que se llamaba “El gusto es nuestro”, pero éramos más músicos que en esta gira, yo había tocado también con Miguel Ríos, con Víctor y Ana, pero allí me di cuenta de lo que significaba Serrat. Quiero decir que era una cosa absolutamente distinta. De alguna manera Miguel Ríos se parece más a Joaquín, más desparpajo, el Rock & Roll, etc..
Una cosa muy graciosa que comentaba con Pancho, -porque Serrat ha sido impoluto incluso con su presencia física-, quiero decir con su polo negro… Y ahora lo veo, ¿cómo te diría? ¿Disfrazado? Pero me sorprende mucho ver a Serrat con este cambio. Es “curioso”, No se si por acercarse más a Joaquín ha dado este paso de cambiar de apariencia. Eso me parece que está muy bien.

D.G: ¿Qué te pareció la gira de Karaoke y Top Colcha,el último trabajo que hicisteis con Rubén Martínez, de Les Nits del Art?
A.G.D.D:
A mi me encanta. Yo ahora mismo reivindico los karaokes, porque me siento más en casa. En todo esto hay una parte, que no sé si te lo habrá contado Pancho, es un poco mas funcionarial, yo me siento más funcionario tocando aquí que con Joaquín, con Joaquín, parece que nos da mas chance a todos, a los músicos, aquí es más la actitud de la partitura, de rectitud, que no te puedes mover, ¿sabes? Todo está mucho más marcado, es un poco espectáculo en el sentido más de marketing, no se cómo decirlo, está muy estructurado, muy medido, no puedes casi mover una pierna, pero lo de Rubén es como sentirse en casa, a parte de hacer nuestras canciones, a parte de que cante la gente, es como recuperar una manera de tocar, como cuando tocábamos en los club’s pequeños, recuperando una cierta juventud.

D.G: Hablando con José Antonio Romero, comentaba que hoy en día el panorama musical, para grabar discos y vender está bastante complicado.
AGDD:
Está muy complicado, sí.

D.G: Él comentaba también que es muy bueno para vosotros hacer espectáculos del estilo de los karaokes para que la gente se os acerque más.
AGDD:
Sí, te cuento, Joaquín y Serrat son un mito en todos los sentidos. Sobre todo de la emoción, porque creo que nos han tocado tantas veces las canciones de ellos dos, y significan tanto... Es una alfombra donde nos hemos apoyado todos musicalmente, y claro que es bueno, que la gente se de cuenta de pronto, es que hice esto, ¿no?, Bueno, que no solo son las cositas puntuales que salen en movidas de marketing televisivo, que parece que es lo que funciona y lo más inmediato, y después sin ningún tipo de campaña, la verdad es que funciona sólo, encima es totalmente generacional, aquí hay una cuna de chavales de 20 años, y yo tengo casi 50 años, con lo cual bueno, está pasando algo que transciende, que va mucho más allá de las cosas puntuales. Lo que tiene poso, tiene poso para toda la vida.

D.G.: Pasando al tema personal, ¿qué haces en tu tiempo libre? ¿Qué te gusta hacer a ti cuando no estás tocando?
AGDD:
A mí el sofá, jaja. Yo soy muy de ocio y en todo caso viajar es lo que me apetece.

D.G.: ¿Te queda alguien con quién te gustaría tocar?
AGDD:
Yo creo que tengo cubierta esa parte. Siempre he dicho que he tenido la suerte de tocar con la gente, no por más importante, pero si por más emocionante, he tenido la suerte de tocar con Joaquín, con Miguel, con Víctor, con Serrat, vamos lo tengo cubierto. Hay otra cosa, también eliges donde quieres estar, hay veces que te dicen: oye, ¿quieres grabar un disco? No, mira, me lo tengo que creer y no me lo creo. Yo estoy muy a gusto. A mí me gusta hacer arreglos, me gusta componer, no me gusta ser figura, nunca me ha gustado.

D.G.: Una última cosa, ¿con quién te tomarías una copa? ¿ Una copa con...?
AGDD: Con vosotros, gilipollas, jajaja.

Marta Pérez: Una pregunta más. ¿Algún ídolo?
Muchos, me gustan miles, Jimi Hendrix, por ejemplo. La gente de ahora me interesa poco, me he perdido, antes devoraba revistas, devoraba información. Llega un momento en que te vas haciendo mayor, vas eligiendo, quieres más tranquilidad. ¿Otro ídolo? Stravinski, o Paco de Lucía.

M.P. ¿Nos tomamos una copa?
AGDD:
Claro! Nos tomamos una copa....

lunes, 2 de julio de 2007

Una copa con... Víctor Merlo

Víctor Merlo es un tío simpático que se emociona hablando de su hija. Es alguien cercano y divertido que enseguida se presta a ésta entrevista. Lleva en la música más de 25 años y ha colaborado con los mejores artistas nacionales, pero sus pies no se han levantado ni un dedo del suelo. Hablando con él estos días, captas detalles que te hacen sonreír, cómo por ejemplo que se fuese de compras la mañana previa al gran show, para estrenar ropa en ese primer concierto, ¿acaso no es eso similar a la ilusión de un chaval ante una fiesta? La ilusión se contagia, de ahí que viésemos el maravilloso concierto que vimos.
Entrevista: Myriam Apúntate
Foto: Marta Pérez

Myriam: ¿Qué escribirías en una carta de presentación propia?. Es decir, cómo te definirías tú, con tus propias palabras...
Víctor:
Como un intérprete, nada más. Soy bajista y contrabajista...

M: Colaboras con Serrat desde el...
V:
Desde el 94 si, pero vamos, siempre he sido, por decirlo de alguna manera, un poco independiente. Quitando la figura de Serrat, no he estado en situaciones de giras así con artistas específicos. Colaboraba con mucha gente, pero estaba más en el ámbito jazzístico, por decirlo de alguna manera, y luego, pues colaboraciones como músico de sesión.

M: Has grabado discos de mucho estilos...
V:
Si, con muchos artistas diferentes. Con Niña Pastori, con Estrella Morente, con Enrique también, con Ketama en su día, y con más gente del flamenco. Y luego pues con Antonio Vega, con Rosario, Lolita, participé también con Antonio, con Víctor, con Ana, con Joaquín...

M: Es que son ya unos años en la música...
V:
Pues unos cuántos si, jajaja. Desde el 79 o el 80, por ahí.

M: Después de trabajar con tanta gente, supongo que notarás diferencias, que te habrá sido más fácil trabajar con unos que con otros... ¿Recuerdas a alguien con más cariño, alguien que te haya puesto las cosas más fáciles, que te haya tratado mejor como músico...?
V:
En general todos. Por mi forma de ser o por lo que sea, la verdad es que todo el mundo con el que he participado, me ha tratado con mucho respeto y como más o menos sabían a quién contrataban sabían qué esperar. Con los que quizás más relevancia he tenido, también por la época que era, ha sido con Pedro Iturralde y Horacio Casto, que fueron los primeros con los que trabajé cuando llegué a Madrid, porque yo vivía en Mallorca. Y con muchos más, con Jorge Pardo, Chano Domínguez..., bueno la verdad es que llevo muchos años, con lo cual casi he participado con todos los músicos de este país.

M: ¿Y qué influencias tienes? No ya gente con la que hayas trabajado, sino preferencias personales
V:
Musicales?

M: Si, si, ¿a quién destacarías del panorama nacional y del panorama internacional?
V:
Bueno, del panorama nacional a Carlos Velamen y a Colina, a Javier Colina, y son muchos los que me dejaría sin nombrar, grandes músicos y grandes personas además. Y saliéndonos del estilo jazz, pues admiro mucho a los artistas con los que estoy ahora, admiro a Antonio Vega, que además de gustarme mucho, pues he podido participar con él, también fui descubriendo a gente como Los Secretos y grupos así, nacidos en los 80. Aunque yo les descubrí más tarde por que en esa época, yo me interesaba más en el jazz o en la fusión. Y luego pues hay muchos grupos que me gustan mucho como Toto...

M: Ah, mira, estuvieron en Zaragoza hace poco
V:
Si, yo les vi en Madrid también. Y en el panorama internacional..., pues a Herbie Hancock, gran músico de jazz, me gustan también Sting y Police...

M: Ahora mismo andas metido en esta gira, en “Dos pájaros de un tiro”, pero cuando no estas de gira, ¿qué haces en un día normal?
V:
Pues me levanto, visto a mi hija, me la llevo al cole y luego, pues cosas cotidianas. Bueno, los lunes y martes desde hace cinco años, estoy en el País Vasco, de profesor de especialización de bajo eléctrico en el departamento de Jazz, entonces lunes y martes estoy en San Sebastián, y el resto de la semana estoy en Madrid, o dónde tenga que estar en el caso de que tenga conciertos o cuestiones de este tipo. Normalmente, cuando no estoy de gira, como en la actualidad, me suelo dedicar más al mundo de conciertos y festivales relacionados con el Jazz

M: Queda claro que, aunque hayas participado en discos de flamenco, de rock o de pop, lo tuyo esencialmente es el Jazz
V:
Si, pero vamos, que voy un poco con quien me llame si estoy libre en ese momento y se me plantea un buen proyecto.

M: Y cuál es la perspectiva de un músico, que no es tal conocido entre el público como lo pueden ser Sabina o Serrat, de una gira que se supone será tan multitudinaria cómo esta, ¿lo vives de forma más relajada de lo que lo puedan hacer estos dos pájaros?
V:
Hombre, yo creo que ellos están más nerviosos. Después de todo ellos son los artistas, es su proyecto y tienen más responsabilidades a la hora de coordinar todo lo que implica un evento de este tipo. ¡Vamos, digo yo! Igual luego resulta que están muy relajados... pero no creo.

M: ¿Hay veces en las que sientes que tienes menos protagonismo del que debieras? Después de todo, los músicos hacen posible el triunfo de los grandes iconos de la música.
V:
No, yo creo que no, que cada uno tiene que saber el lugar que ocupa y lo que ese lugar le va a reportar. Luego ya, que personalmente valore si se siente a gusto o no y actúe en consecuencia.

M: Pancho Varona, nos decía que se conformaba con el público que tenía, porque se trata de la gente que sabe leer la letra pequeña de los CD’s, ¿sientes tú lo mismo?
V:
Si bueno, eso es una cuestión también cultural. Yo creo que en España, aunque ahora con todo esto de los foros y tal van siendo cada vez más, no hay mucha gente que se interese en saber quién hace posible ese CD además del artista principal; sin embargo si sales fuera de aquí, la verdad es que la gente suele atender bastante a los créditos, tanto de los discos como de las películas.

M: Y aquí nos quedamos simplemente con el que pone la voz, ¿no?
V:
Normalmente si, pero ya te digo que yo he vivido fuera y hay bastante cultura al respecto, pero aquí, no se porqué, pues no es tan así.

M: ¿Cómo describirías entonces al público español, comparándolo con el de otros países en los que hayas actuado?
V:
No, muy bien, fantástico. Luego es que depende también del artista, pero en lo que implica por ejemplo a personas como Sabina y Serrat, que son más que artistas o cantantes, que suponen muchas más cosas a quién les admira, por sus letras, por lo que transmiten, el público les adora y les trata siempre muy bien. El público en otros países puede ser diferente también por la situación social y cultural.

M: Me haces pensar, por ejemplo, en el público argentino, país dónde Sabina y Serrat son semi-dioses, situados quizás tan sólo por debajo de Maradona
V:
Claro, es que hemos de pensar en la situación, en la situación en la que ellos vivieron en sus inicios, con el régimen anterior y todo lo que eso les acarreó, y que en Argentina, por desgracia, siguen sufriendo problemas similares e incluso multiplicados por mucho. Debido entonces a esa situación en la que se vive en Argentina, Sabina y Serrat, con sus letras, y con lo que comunican, tocan más de cerca las preocupaciones del público, más de lo que, en este momento, nos pueda tocar aquí. Y no hablo sólo de Argentina, sino de América Latina en general, ya que aquí nos olvidamos de la situación por la que pasan muchos de los países que la conforman, y que, aunque puedan ir mejorando, lo hacen poquito a poco, por lo que las letras de estos dos artistas ayudan a regenerar el alma de toda esta gente y a evolucionar.

M: Por que, además, la conciencia social que tengan allí, puede que la hayamos ido perdiendo aquí, a pesar de que pasamos etapas similares. ¿Crees entonces que al tratarse de dos autores con letras comprometidas socialmente, son capaces de llegar a lo más hondo de las conciencias y almas del público latino?
V:
Si, allí su música hace feliz a la gente. Incluso muchos de los seguidores que tienen allí, les pone a sus hijos nombres de las canciones de Serrat o Sabina, como pudieran ser Lucía, Penelope o Soledad. Y claro, luego en los conciertos aparecen familias enteras ya que se transmiten los sentimientos o valores que sus canciones implican, de generación en generación. Además es que es gente con una gran actividad cultural, ya que aunque económicamente no estén en la mejor situación, ahorran todo el año para poder ir a uno de estos conciertos, lo cual tiene mucho mérito y dice mucho de ellos.

M: Volvamos un poco a ti...
V:
Vale

M: ¿Podrías nombrarme alguna canción, alguna colaboración, composición, etc... de la que te sientas especialmente orgulloso?
V:
Bueno, pues hay unas cuantas. Piensa que también colaboro en músicas para cine y tal, con Alberto Iglesias y con algunos otros, he hecho bastantes colaboraciones en muchas películas... Aunque un último disco con el que esté muy contento, puede ser el de un compositor y pianista que se llama Paul Ortíz, disco que grabamos el pasado verano, en el Auditorio de Tenerife, con el grupo en el que participo, más la banda sinfónica de Tenerife, Jorge Pardo y Gary Barton, que viene de EE.UU. Es un proyecto muy bonito y muy ambicioso, y ahora estamos pendientes de futuras giras y demás.

M: ¿Para cuándo?
V:
Pues ya para el año que viene, para 2008, en Madrid, en el Auditorio de Madrid, y hay también otras citas pendientes de confirmar, fuera de aquí, ya para el 2009.

M: ¿Qué obra te hubiese gustado componer? una canción o una melodía que te ponga los pelos de punta...
V:
Hombre, me hubiera gustado cantar bien (risas). Pero si he de elegir una canción, me gusta muchísimo “A la sombra de un León”.

M: ¡Vaya! Creía que te irías por un tema de Jazz. ¿Te gusta entonces esa canción de Sabina y Bardagí?
V:
Si, la compuso con Bardagí y la ha interpretado muchas veces con Ana Belén. Me parece una canción preciosa. Aunque también hay algunas de Antonio Vega que me encantan. La verdad es que supongo que es todo un desarrollo personal, porque pese a gustarme el Jazz, un mundo más complejo por sus melodías, sus arreglos, etc., ahora mismo prefiero escuchar canciones que, además de una buena melodía, tengan una buena letra. Últimamente me gustan las canciones con una buena letra.

M: Pues entonces has ido a parar al sitio adecuado, nadie como Sabina y Serrat si hablamos de letras impresionantes por su belleza.
V:
Si, así es.

M: Si no te hubieses dedicado a la música, ¿qué crees que hubieses sido?. ¿Hay algún hobby o afición que crees que habrías convertido en tu profesión?
V:
No, la verdad es que empecé en esto muy joven y surgió todo de forma muy natural. Nunca me planteé si quería ser profesional o no, simplemente todo fue llegando. Tuve la oportunidad de mudarme a Madrid, por que yo vivía en Mallorca, cuando acabé mis estudios, luego me marché también a EE. UU. a seguir formándome...

M: ¿Y qué te pareció la sociedad norteamericana?
V:
Estuvo bien. La verdad es que yo nunca tuve ningún problema.

M: Veo pues que te has formado mucho... ¿tú crees que un artista nace o se hace?
V:
Mmmmm, creo que se encuentra! (risas). Hay gente que tiene arte por naturaleza, hay quién habla de tener duende, ángel, swing... pero quizás no llegue a ser artista, como tampoco tiene por qué serlo alguien que se mata a estudiar y a ensayar si no hay nada más. Creo pues que la mejor forma es combinando ambas cosas, siguiendo ambos caminos.

M: ¿Hay algo todavía tengas pendiente en tu carrera?
V:
Si, llevo ya no se cuántos años diciendo “este año saco yo mi propio disco”, y luego hago el de todos los demás, pero el mío no.

M: Eso es lo que más me llama la atención. Ver a gente que lleva tantísimo tiempo en la música, dedicarse tanto a los demás y tan poco a si mismos, a sus proyectos personales...
V:
Si bueno, te vas dedicando a trabajar o a colaborar para los demás y te olvidas un poco de ti mismo. Entras en la dinámica de ir trabajando, de ir enlazando cosas, y luego ya un día por otro, un mes que tienes que pagar esto o aquello y no te permites parar un tiempo para trabajar en algo tuyo.

M: Qué no harías ni por todo el oro del mundo?
V:
Mmmmmm, pues no se...

M: Dependiendo del oro del que hablemos, ¿no?
V:
Jajajaja, ¡pues quizás! Hombre, nunca me lo he planteado, supongo que algo mediocre no, pero todo es ver en qué situación estás, nunca se puede decir de este agua no beberé.

M: Y ya para ir terminando, ¿qué ciudad elegirías por encima de las demás?
V:
Pues no lo se, al fin y al cabo las ciudades las hacen las personas y todas tienen algo. Hombre, a mi me encanta San Sebastián, supongo que por su situación personal, porque, aunque también trabajo allí, tengo parte de mi familia ahí, mi hija es medio vasca, bueno, o vasca entera quizás. Pero por mi situación laboral supongo que me quedaría en Madrid, que es una ciudad de amores y odios, ya que la odias, pero cuando pasas algo de tiempo fuera, enseguida deseas volver. ¡Hay muchas la verdad! En España, pese a lo pequeñita que es, a veces no somos conscientes de todo lo que tenemos y de cómo vivimos, porque pese a que haya situaciones para todos los gustos, en cuanto sales un poco fuera, valoras mucho más como se vive aquí.

M: ¿Me recomendarías alguna película y algún buen libro?
V:
¿Películas? Pues me gustó mucho 21 gramos, y Arsénico por compasión. Y libros... estoy tratando de recordar uno de una escritora neoyorquina, basado en los ancestros de las mujeres chinas, pero no logro recordar el título, era sobre el lenguaje de los abanicos, el cómo utilizaban los abanicos las mujeres chinas.

M: Y... una maldad que haría Víctor Merlo si nadie le viera...
V:
Jajaja, jamás te lo diría!!



Myriam Apúntate