domingo, 16 de marzo de 2008

Una copa con..., Celtas Cortos


Entrevista: Ana Beguería
Fotos: Raul García

Hoy nos tomamos una copa con dos históricos de Celtas Cortos. Están en esta formación desde sus inicios, pero en sus palabras se ve que tienen la misma ilusión que el primer día.
Todo un placer tomarnos esta copa con Alberto y Goyo.


Ana: Se han cumplido 20 años de la formación de Celtas Cortos. ¿Cuál es el balance?

Alberto:
Pues positivo lo mires por donde lo mires. A nivel profesional, a nivel personal, a nivel estrictamente musical, porque aunque sea una cosa que más o menos te pueda tener encerrado en un formato, disco a disco ha habido cosas que hemos ido aprendiendo, ha habido que ir poniéndose las pilas sin dormirse en los laureles y todo muy positivo. Siempre ha habido sinsabores, pero eso es precisamente lo que le da gracia al dulzor de toda la trayectoria, que ha sido muy intensa.

Ana: Porque además ha habido muchísimos cambios, ¿no? No únicamente cambios de miembros, sino también introducción de instrumentos nuevos, de nuevas músicas… ¿Es difícil adaptarse? ¿Se necesita un tiempo de rodaje?

Goyo: Obviamente con tantos años que son, que en realidad son 22, porque el 20 aniversario, fue con el disco de “20 soplando versos” de hace un par de años. Lógicamente, con tantos años, han pasado muchas cosas, como tú dices. Desde cuestiones a nivel humano como las personas que deciden dejarlo por cuestiones personales, o por lo que sea, hasta cambios musicales. Somos un grupo al que siempre nos ha interesado mucho investigar en muchos temas, meternos en muchos charcos, a pesar de que tengamos ese hilo conductor de los instrumentos, o la música celta o celto-irlandesa, en cada disco intentamos darle una vuelta de rosca, por lo menos en algunos temas. Hay tendencias de todo tipo en nuestros discos y es verdad que sí que hemos tocado desde cosas de electrónica, algún guiño al flamenco, ska, cosas latinas.

Alberto: Ahora mismo yo creo que estamos en una postura un poco más relajada en cuanto a eso. Más madura, quizás. Y el nuevo disco que estamos preparando quizás recuerde un poco más a los principios.

Ana: Vosotros os habéis caracterizado siempre por tener unas letras muy comprometidas. Sin embargo hay reivindicaciones que están prácticamente muertas, como el tema de la insumisión, porque ya no hay servicio militar y el tema del 0,7 que ya no sale ni en los telediarios. ¿Ha muerto la canción protesta?

Goyo: Bueno, quizás ahora ya no se llama protesta sino reivindicativa. Pero vamos, muerto no porque hay mil cosas por las que luchar o por lo menos que nos preocupan. Yo creo que seguimos metiendo caña con las cuestiones que a nosotros nos parece. Bueno, a Jesús, que es el que hace las letras, le resulta difícil hablar de la nada. Al final siempre tienen mensajes, cada vez más escondidos en la poesía o en las metáforas, pero si indagas un poco hay mucho mensaje. Yo creo que para nada está muerto. Hay cosas que ahora no tienen sentido, como lo del servicio militar, pero por ejemplo el “Haz Turismo”, parece mentira que siga teniendo esa vigencia. Y además creo que la música siempre tiene que estar unida a un movimiento de lucha social de alguna manera.

Alberto: Bueno, cada uno es hijo de la situación en la que vive, de la que te rodea y de la que mamas, entonces, el hecho de tener hijos, no sé... Quiero decir, que la vida te doma, la vida te doma un poquito. Bueno, a unos más que a otros, pero creo que eso no podemos negarlo.

Ana: Sí, que no eres igual a los 20 años que a los 40.

Alberto: No, no eres igual, lo que ocurre es que a veces, la acidez o la mala hostia, te puede salir mucho más a los 40 porque tienes más razones y vas más al centro de la cuestión. Pero se ve de otra manera y creo que negarlo es una ingenuidad.

Ana: Y en las composiciones instrumentales, ¿cómo se explica el mensaje que se quiere dar?

Goyo: Bueno, el mensaje que se da con las instrumentales es un poco auto-mensaje. Son un punto de superación para nosotros. Un punto donde además de explayarte un poco más con el instrumento, necesitas buscarle un poco más las vueltas a lo que estás haciendo musicalmente para no aburrir porque en una canción no instrumental ya hay algo que te distrae de la música, que es la letra. En una canción instrumental te mides un poco más. Son mini-retos.

Raul: Y cuando compones una canción, ¿ya sabes que no va a llevar letra o eso se decide después?

Alberto:
Normalmente está predestinado. La creación está predestinada a una cosa o a otra. Pero a veces gira, a veces lo que era una idea para una canción con letra acaba siendo una instrumental y viceversa, pero rara vez.

Ana: No sé si sois conscientes de los litros de cerveza que se han derramado, porque hubo una temporada en que era imposible salir de marcha sin bailar 4 o 5 canciones de Celtas Cortos. ¿Cómo se lleva eso, cómo se asume ese éxito arrollador?

Goyo: Pues bebiendo cerveza (risas), uniéndose a la fiesta. Somos muy conscientes de que hemos sido, y somos, un grupo muy de fiesta, popular, de pueblos. De hecho, seguimos yendo a tocar a fiestas de pueblos. A sitios que no son muy grandes porque les apetece gastarse su dinero en algo que saben que va a ser festivo y divertido para toda la gente, porque te aseguro que viene gente muy jovencita a vernos, que se va mezclando con la gente que está allí atrás.

Alberto: Realmente, si se nos ha podido encajonar ahí, puedo decir que hemos librado. Hay peores cajones. Si es un cajón, es un cajón maravilloso.

Goyo: Bueno, tenemos un tema ahora que es un remix, una mezcla de temas instrumentales, y lo hemos llamado “Remix cervecero”.

Ana: Al hilo de lo que decíais de la gente joven, esta nueva andadura, ¿está más enfocada a la gente muy joven o a los treintañeros como yo?

Goyo: No pensamos en eso, al que quiera.

Alberto: A medida que pasa el tiempo hay una renovación de la gente que te escucha, pero no es algo que hagamos ex profeso, sólo surge.

Goyo: Supongo que es algo que transmites tú, de cómo estás. Pero si se ve gente en los conciertos muy jóvenes que descubren ahora a Celtas Cortos.

Alberto: Es que más que a personas estás dirigiéndote a sentimientos o a maneras de escuchar la música. Entonces hay gente que por mucho que sea de nuestra quinta, jamás le llamaría la atención nada de Celtas, ni las más cañeras, ni las más tranquilas, ni las más reivindicativas. Y gente que aunque tenga 15 años, cuando escuche una canción, se le moverá lo mismo que se le movió a aquel que ahora tiene treinta y tantos años.

Ana: Ha habido una época en la que se ha escuchado menos a Celtas Cortos, “Hay que volver”, el primer single del disco “20 soplando versos”, ¿es una declaración de intenciones?

Goyo: Bueno, fue una casualidad, en realidad Jesús ya tenía hecha esta canción. Guardada en su ordenador. Pero bueno, al final nos hemos vuelto a encontrar, con Jesús y con algunos de los músicos que había antes, y ha sido como poner en marcha el engranaje que ya estaba engrasado, y bueno, llevamos dos años, de verdad, de muerte, y además, que nos sentimos muy bien, que estamos muy bien entre nosotros. Tenemos el apoyo de los medios, que lo habíamos perdido un poquito, con el cambio de cantante…

Ana: Bueno, era un gran reto.

Goyo: Fue un reto muy importante para nosotros pero lo sacamos adelante. Y yo creo que debemos, el estar ahora como estamos, a haber continuado con esa etapa y a haber seguido juntos los que llevamos desde siempre.

Alberto: Nunca sabes cuándo las cosas van a ser definitivas y resulta que, como muchas otras cosas que han pasado en el grupo, son de ida y vuelta. Y, en cualquier caso, todas nos han nutrido.

Raúl: Bueno, hay algo que transciende de vuestra música y es que, por encima de compañeros de grupo, sois amigos, ¿no?

Goyo: Tienes razón. Es que no sabemos hacerlo de otra manera.

Alberto: De hecho cuando tienes algunas otras experiencias fuera del grupo y te das cuenta de que lo que funciona es la profesionalidad y que el tío que tienes al lado toca genial la guitarra pero que es un imbécil, pues no merece la pena.

Ana: Vais a sacar un disco en breve. ¿Gira antes del disco? ¿no suele ser al revés?

Goyo: Pero vamos a hacer poquitos conciertos. A partir de Mayo quizás más pero la idea es que haya un single sonando a principios del verano y vamos a ir presentando nuevas canciones. De hecho esta noche tocaremos tres.

Alberto: Además, el cambio de orden es fruto de la desorientación que hay en todo el sector.

Ana: Y para finalizar. ¿Con quién os tomarías una copa?

Ambos: Pues con vosotros.

Ana: Muchas gracias, un placer.

Volver a www.unacopacon.es

1 comentario:

aitor arjol dijo...

me ha gustado mucho vuestro espacio. una alternativa. Buenas y agudas entrevistas.