lunes, 28 de abril de 2008

Una copa con... Osvi Grecco

"La verdad es que sí hay buenos grupos, buenos músicos, pero todo cuesta mucho y es complicado encontrarlos. Hay que buscar en otros lados, en los bares, en internet, no en lo comercial. Alguno bueno triunfa, como Ariel, MClan ó Pereza, pero son pocos"

Entrevista: Una copa con.


¿Cuándo empezaste a tocar la guitarra?

- Empecé muy pequeño, como a los seis años.

¿Y cómo fueron tus comienzos en España?

- Viví en Benidorm, en Lanzarote, en un pueblo de Zaragoza. Tres años después de estar aquí, haciendo música y trabajando en orquestas, me enteré de que había un casting para trabajar con Luz (Casal); me aprendí todos sus temas, me presenté, y me quedé con el trabajo. Esto fue en el 88.



A partir de ahí fue todo más fácil, ¿no?

- Empecé a conocer gente. Con Luz estuve seis años, y entonces conocí a Antonio García de Diego, que estaba con Ana Belén. Me enganché a una gira con ella y me quedé ocho años. Luego, otros ocho con Ariel (Rot). No me gusta cambiar mucho de trabajo (risas).

¿Y cómo surgió esta aventura de los tangos?
- Hace poco, adentrándome en el estilo (mi padre fue un buen bandoneonista, es el del solo de Con la frente marchita, por lo que siempre tuve contacto con el tango) haciendo los arreglos de guitarra, además buscando no ser siempre el guitarrista de. Esa es una posición muy cómoda, pero te estancas.

¿Te hubiera gustado tener tu propio grupo?
- Si hubiera podido hacer mis temas, con buenos músicos, como cuando hicimos Gran Jefe, sería el hombre más feliz. Pero aquello no salió. Había mucho enteradillo en las compañías, se oían cosas muy extrañas por ahí y no pudo ser. Había que vivir, así que cada uno seguimos trabajando fuera del grupo.

Y ahora, ¿existe alguna posibilidad de hacer algo parecido?
- Hay que currárselo, tanto o más que en la época de Gran Jefe. Tanto que hemos decidido hacer lo que sea en casa, con los amigos. No se puede esperar tranquilamente ahora mismo a que una discográfica te edite un disco. Hay muchos intereses de por medio.

¿Hay crisis en la música?
- Leí la entrevista que le hicisteis a Josemi Carmona, y estoy de acuerdo con lo que dijo: no es la música lo que está en crisis, sino la industria.

¿Qué proyectos tienes?
- Ahora mismo, sólo seguir trabajando con Marcela Ferrari en el disco de sus tangos. Luego volveré con Ariel, pero este año, de momento, estoy en paro, así que ya veremos.


¿Qué opinas de internet y de webs como myspace?
- Es interesante. A veces nos sentamos frente al ordenador y oímos a gente que hace cosas fantásticas, que se lo curra todo en su casa y cuelga su trabajo en internet porque no tienen otra forma de darse a conocer.

¿Y por qué no tienes tú un myspace?
- Porque me da pereza. Pero tenemos el de Gran Jefe: www.myspace.com/granjefe1998.

¿Has pensado en producir?

- Lo hice en la producción con Gran Jefe, también con Los Luisones … y el disco de Marcela lo produciré junto a Carlos Narea.



¿Tienes previsto tocar en programas como Operación Triunfo o Factor X?
- Nada a la vista, de momento.

¿Lo harías?
- Mira, te haré un símil: si un arquitecto tiene un proyecto, el albañil no se niega a construir la casa porque no le gusta. Yo vivo de esto, me limito a hacer bien mi trabajo. Además, ya estuve un par de tardes en un programa de éstos, ¡y no te imaginas lo que me he reído allí!

Algunos músicos dicen que no tocarían ahí por una cuestión de principios…
- Se puede ir y seguir teniendo principios. También se puede decir que no, pero es decir que no a un trabajo, no sé cómo explicarlo.

O sea, que si la casa es fea la culpa es del arquitecto, no del albañil.
- Exacto. Además, entre los temas que se interpretan en esos programas los hay muy fáciles pero también muy complicados. Nosotros nos quedamos contentos con nuestro trabajo.

¿Y qué opinas de esos programas en general?
- Estoy en contra porque dan la imagen de que es muy fácil cantar, triunfar, y unos años después, de toda esa gente no queda nadie.

Con este panorama, ¿cómo te ves dentro de cinco años?
- Ni puta idea (risas). Me gustaría que nos fuera bien con esto, con los tangos. Sí, dentro de cinco años me gustaría estar grabando el cuarto LP con este proyecto.

¿Qué recomendarías a los que están empezando en esto?
- Hay mucha gente, muy buenos músicos por ahí, pero en unos años tendrán que buscarse la vida, olvidarse de las grandes giras.
En los 70, el que triunfaba era porque se lo curraba, porque salía una banda a tocar a un escenario y todo el mundo debía tocar genial. Ahora eso ya no sirve.


¿Y qué me dices de esos músicos que llevan toda la vida intentando llegar a algo sin conseguirlo?
- Que sigan, que intenten hacer algo propio, que por encima de todo sigan adelante.

¿Crees que la gente con más experiencia como tú debería producir a los nuevos artistas que consideren buenos para que la música siga adelante?
- Puede ser una solución, pero yo no tengo el temperamento necesario para luego venderlo.

¿Cuáles son tus ídolos?
- Mi primera, primera influencia, los Beatles. Luego, todos los grandes, esas bestias que tocaban como Dios. Me dolían las manos tratando de sacar a la guitarra los solos de Jimmy Page.
Pero es que antes se escuchaba la música de otra manera. Vamos, se escuchaba. Íbamos a casa de los amigos a oír discos: uno fardaba de que había conseguido el último de la Credence Clearwater Revival, y lo oíamos una y otra vez, dándole la vuelta hasta que se desgastaba. Eso se ha perdido.


Y del panorama más reciente, ¿a quién admiras?
- Bueno, no hay mucha gente… Me gustan Foo Fighters, Red Hot Chilly Peppers… pero oigo muchos estilos musicales. En español hace mucho que no se hace nada que merezca la pena.

¿No hay nadie salvable?
- Sí, Rosendo y Santiago Auserón. Son dos tipos que han hecho y dicho mucho y aún tienen para rato. Y de los últimos años, Jorge Drexler.

¿Nadie más?
- La verdad es que sí hay buenos grupos, buenos músicos, pero todo cuesta mucho y es complicado encontrarlos. Hay que buscar en otros lados, en los bares, en internet, no en lo comercial. Alguno bueno triunfa, como Ariel, MClan o Pereza, pero son pocos.

Tienes un hijo. ¿Le dirías que no se dedicara a la música?
- Él toca, le gusta, y ya tendrá tiempo de elegir.

¿Con quién te gustaría tocar?
- Con mucha gente. Con Joe Cocker, por ejemplo, aunque hace años me gustaba más que ahora.

¿Con quién te tomarías una copa?
- Si puedo elegir a cualquiera, con John Lennon, para charlar un rato largo. Y con el Ché Guevara, para tomar una cerveza y que me explicara cómo veía él el mundo, por qué un tipo un día coge una motocicleta, se larga a otro país y lucha por él.

¿Y con alguien que esté vivo?
- Con los mismos que he dicho antes: Rosendo y Drexler. Bueno, y me sentaría a hablar un rato con Hugo Chávez para que me diga de verdad en qué anda, porque creo que la mitad de lo que dice es mentira, y luego le diría mi opinión. Todo lo contrario que a Lennon y al Ché: a ésos me limitaría a escucharlos.

Gracias Osvi por charlar con nosotros, ha sido un placer.
- A vosotros, gracias.

1 comentario:

kasss dijo...

pol favol... habéis entrevistado a mi primer amor musical¡¡ :) ese Osvi autentico¡¡

Enhorabuena por hacer estas cosas tan interesantes. Gracias tropa.

muuuaaaa¡