domingo, 25 de mayo de 2008

Una copa con... Carabina 3030

"Esto no es un proyecto, es un divertimento para ambas partes: lo pasamos bien queriendo que vosotros también lo paséis bien"










Entrevista: Una copa con...
Fotos: Olga Celma y Guille Ortiz

Son cuatro de los más grandes músicos del panorama actual, pero por encima de todo son amigos. Pancho Varona, Antonio García de Diego, Jaime Asúa y Jose Romero se han unido para formar Carabina 3030, un grupo con el que tocar las canciones que ellos han compuesto y versionar esos temas que, de una forma u otra, han marcado su vida. El primer concierto ha sido en Zaragoza, y Una copa con estuvo allí casi al completo para disfrutar el espectáculo y hacerles una entrevista que fue más bien una charla entre amigos, risas y copas.



Bueno chicos, volvéis a la carretera con nueva gira, ¿Cómo presentáis el proyecto Carabina 30 30?
-Antonio: De una manera muy sencilla, con ganas de movernos, esto nos viene muy bien para mover un poco la cabeza, el cuerpo, los dedos que se estaban oxidando ya de tanto tiempo sin hacer nada, nos viene bien para desintoxicarnos, para querernos algo, para tocar… Retomarnos en definitiva.



¿Cuál es el origen del nombre?
-Pancho: Yo había pensado en llamarnos Varona, Asúa, De Diego y Romero, o alguna combinación de nuestros apellidos, pero Rubén (su mánager) me dijo que deberíamos tener un nombre de grupo, algo que hiciera más fácil anunciarnos, diseñar los carteles, etc. Entonces recordé que hace años yo tenía el sueño de llamar así un grupo en el que nos juntáramos gente como Cristina Rosenvinge, los Urquijo, Andrés Calamaro y más amigos para hacer pequeños divertimentos, tocar en bares y cosas así. Como eso nunca se hizo, éste era un buen momento para rescatar el nombre.


Entonces, ¿se te ocurrió a ti?
-Pancho: Sí, estoy seguro de que sí, digan lo que digan éstos. La historia viene de cuando íbamos a México en alguna gira y terminábamos en las típicas cantinas en que por unos pesos puedes pedir a un grupo de mariachis que te cante una canción. Siempre pedíamos Carabina 3030, y cuando terminaban de tocarla, otro volvía a pedirla. Entonces la pelea era quién la pedía primero. Luego, Romero, que es muy zorro, se apropió el nombre para una empresa que tiene. Pero vamos, somos tan amigos que da asco, es imposible que tengamos una disputa.


¿Tacharías de la presentación la palabra proyecto? ¿Suena mal hablar de proyecto?
-Antonio: Es que no es un proyecto, es un divertimento, es decir, no nos lo tomamos más que como un divertimento para ambas partes, que lo pasamos bien queriendo que vosotros también lo paséis bien. Es como un guiño, las canciones de Joaquín, son canciones que nos afectan, que nos han gustado. Ya sé que cantar canciones de hace cuarenta años de Los Brincos a alguien le puede haber asombrado.


¿Creéis que habrá habido gente que se ha sorprendido con esa canción?
-Antonio: Pues sí, pero yo creo que forma parte de nosotros y eso es lo bueno, ese elemento sorpresa, el guiño de hacer esa versión y que os haya sorprendido, de eso se trata.


Una de las sorpresas de la noche, por ejemplo, ha sido cuando Jaime Asúa ha cantado A la orilla de la chimenea, ¿Cómo habéis hecho la selección de quien canta las canciones?
- Romero: Las han elegido ellos, porque como yo como no canto…(risas)
-Antonio: Yo sabía que Jaime le tenía muchas ganas a esa canción
-Jaime: Es que Joaquín me pasó una letra e hice le un fragmento y cuando fui al estudio de grabación, ellos la habían convertido en la canción que es ahora y me quedaba la espinita de cantarla. Luego, hemos intentado no hacer las mismas que hacíamos en los karaokes y una de las posibilidades era esa.
-Antonio: Yo llevo cantando dos años esa canción y de pronto decidimos que había que darle una vuelta de tuerca más y Jaime la canta de puta madre.
-Jaime: Claro, A la orilla de la chimenea, es una canción que Joaquín hace años que no la canta y la canta Antonio, era demasiado previsible que la iba a cantar él y dije: ¡La canto yo! Y ha sido una putada, me ha hecho sufrir porque como la versión de Antonio es muy buena… Pero había que buscar una forma de hacerlo distinto. Nos hubiera gustado en algunos casos, alterar un poco más las canciones, lo que pasa es que hay canciones que son inalterables y esa era la posibilidad de, sin destruir la canción, cambiarla, así que de escucharla a piano y cantada por Antonio, pasamos a hacerla con la guitarra y cantarla yo. Una novedad, sobre todo para los que van a muchos conciertos, como vosotros.

¿Y por qué habéis elegido el formato acústico?
-Antonio: Por cuestión de comodidad y naturalidad, quiero decir, lo más natural que hay en la música es que toques un instrumento de una manera personal, sin artificios, sin buscarle demasiadas sonoridades y complicaciones, tocar las canciones como las podríamos tocar en casa.
-Romero: A Pancho le apetecía mucho hacer esa formación de cuatro guitarras acústicas, y yo coincido con él.
-Antonio: Yo ahí le encontraba una pega, creo que cuatro guitarras son un coñazo, porque parece que tienes que buscar una actividad para cada una de las guitarras y a veces es complicado, sobre todo en canciones sencillas, que es lo que hemos pretendido hacer, cuatro guitarras es una cosa un tanto sofisticada y a veces puede convertirse en algo muy denso.
-Jaime: Existía un precedente. Hice una canción para Joaquín hace años, se llamaba Bombón Helado y no se llegó a publicar.


La tocó La Tercera República, ¿no?
-Jaime: Efectivamente. Pero es distinta. Le han hecho un par de partes nuevas. En aquella ocasión nos juntamos los cuatro para grabar las guitarras.
-Romero: ¡Ah! Pero eso fue en Cinearte.
-Jaime: Es verdad, en Cinearte. Nos sentamos los cuatro con una guitarra y Pancho se acordaba: debemos hacer eso. También porque facilita mucho las cosas...
-Antonio: Yo tengo que hacer un inciso. Yo defiendo el piano, que me parece un elemento que puede ser como una guitarra, es eléctrico, pero también van enchufadas las guitarras. También defiendo cantar una canción a piano, me parece igual de natural.
Yo cuando me comentaron lo de las guitarras dije que sí, pero que yo quería llevar el piano porque… ¡Porque toco el piano! (risas). Pero entendéis lo que quiero decir ¿no? Que a lo mejor me apetece tocar una canción a piano porque tiene una sonoridad que me ayuda y en realidad es acústico, ¡no iba a venir con un piano de cola! (risas).



¿Habéis echado de menos esta noche el momento en que la gente se subía a cantar con vosotros en los Karaoke y Top Colcha?
-Antonio: Yo el karaoke lo echo de menos, porque notas el vértigo de la gente, cuando piensa que le va a tocar subir a cantar. Eso se echa de menos y espero que en un tiempo volvamos con los karaokes, porque me parece muy divertido y es más participativo que con Carabina 3030.
-Pancho: En los karaokes la gente estaba de pie, nerviosa, esperando a que les tocara cantar. Ahora están sentaditos, tranquilos, escuchando. Para mí, este formato es como decirle a la gente “mira, te voy a cantar una canción, a ver si te gusta”. De todos modos, el formato karaoke es muy interesante y seguramente lo retomaremos el año que viene.


Deciros que esta formación de las cuatro sillas y vosotros, parece incluso que os quita años, porque parecéis cuatro chavales que se juntan a tocar versiones…
-Todos: (risas)
Se agradece.


Y luego el juego que se ve entre vosotros, tantos años juntos y ese buen rollo que lleváis, eso transmite…
-Romero: Yo creo que es porque nos apetece hacerlo, porque siempre hemos trabajado juntos y ahora no tenemos nada que hacer de trabajo productivo y comercial, buscamos algún motivo para juntarnos y tocar.
-Jaime: La verdad es que Jose y yo hablábamos de hacer alguna cosa de blues este año y al final ha salido esto y como nos gusta tocar lo hemos hecho.


¿Vais buscando formas para tocar y crecer…?
-Antonio: En realidad, no es necesidad de crecer, no creo que haya que crecer más. Otra cosa es disfrutar, yo hago lo que me gusta y si encima hago disfrutar a la gente pues fantástico. Yo lo de crecer… lo llevo difícil ya, compañeros, lo único que puedo aprender es lo que me ofrezcan ellos y lo que me ofrece el público, pero no sé si eso es crecer, creo que es más el regalo que nos hacemos los unos a los otros. Creo que crecer como músico no, estoy en un momento…
-Jaime: Perro viejo no aprende trucos nuevos ¿no?
-Antonio: Sí algo de eso hay, creo que se crece más por ejemplo tocando con Sabina y Serrat, porque es otro tipo de actitud, porque tienes que tener las pilas puestas. Esto es relax y un gustazo.
-Jaime: Yo quiero echaros un piropo a todos en general por una razón. Antes ha dicho Antonio que lo hacemos porque nos gusta y porque creemos que os puede gustar,oír esas canciones que ya conocen pero en un formato distinto. Si no existiese un grupo, más o menos compacto, de gente que estamos convencidos de que les puede gustar, esto habría sido mucho riesgo, así que gracias, porque si no seguiríamos en casa de Jose ensayando para nosotros.


¿Qué os ha parecido el concierto de hoy?
-Jaime: A mi no me preguntes, yo no soy objetivo (risas).
-Antonio: Hoy se da la circunstancia de que es el primero, es decir, que venimos de ensayar los cuatro con las guitarras, sin oír nada más que nuestras guitarras y cantando sin micrófono. De pronto ha sido un salto demasiado grande, te encuentras con una sonoridad, que parece que te retrae, y les decía que tocasen con más fuerza, estábamos como cortados, el salto ha sido asustadizo, pero nos ha venido muy bien como primera toma de contacto con la sonoridad que vamos a tener.
Pero como concierto hemos tenido nuestras dudas con el repertorio, si iban a salir bien las canciones… Yo creo que ha ido bien, nos hemos sentido bien, exceptuando un poco el mal trago que ha tenido Jaime con la guitarra, que lo ha pasado mal el pobre (se le rompió la guitarra antes de empezar la primera canción).



Pero luego ya sonreía…
-Jaime: Porque soy un profesional (risas), pero me caían hasta goterones de sudor de lo mal que lo he pasado.
-Antonio: Alguien tiene un problema en el escenario, como Jaime hoy, y no puede estar pasándolo bien, porque tiene que estar constantemente pendiente de que no se desafine la guitarra, eso crea una tensión.
-Jaime: Si es lo que explicaba Antonio, que nos hemos enchufado hoy por primera vez, y como nos habíamos habituado en las dos últimas semanas a tocar sin amplificar, pues imagínate un extra como ese.
-Antonio: Lo cojonudo sería que hubierais visto el ensayo de hace dos días, el sonido absolutamente natural de las guitarras.
-Jaime: Y sin estar pendientes de si hay que subir el volumen de aquí o de allí.
-Antonio: Para mi ha sido peor hoy, que hace dos días en casa de Jose.
-Jaime: Para que me entiendas, esa es un poco la clave del asunto. En las dos últimas giras con Joaquín, el montaje va por encima de ti, yo salía al escenario, absolutamente tranquilo, porque total, ya sé que no vienen a verme a mi. Esto es diferente porque aquí salimos a defender las canciones como son y crea esa tensión. Estos días hemos disfrutado en casa de Jose porque nos oíamos muy naturales, hoy en cuanto nos hemos enganchado a la tecnología…
-Antonio: Aparte del pánico escénico, no es lo mismo estar tocando los cuatro en casa, que tocas más desinhibido y de pronto te ves tocando en un sitio nuevo y encima con gente… Vamos que el susto de hoy era un poco potenciado por eso.
-Pancho: Yo hago una valoración altísima del primer concierto. Los problemas los hemos superado de la mejor manera posible: tomándonoslo a risa y tirando p'alante. La gente entiende que esas cosas pasan, y lo que tenemos que hacer es seguir y divertirnos. Yo me he quedado muy a gusto, pensaba que iba a ser peor, que estaría más nervioso, pero lo he pasado muy bien, he acabado eufórico. Es emocionante ver la sala llena de amigos, de gente que viene a vernos desde Madrid, Barcelona... ¡Y con 300 personas, que eso para nosotros es como 10.000 para Joaquín!


Ha habido un momento en el que se ha notado que os habéis relajado.
-Antonio: Yo creo que eso es un ejercicio que ocurre, que de pronto te encuentras más relajado y ves que todo está funcionando, que todo va a mejor; después de empezar como hemos empezado, la cosa tiene que ir a mejor (risas). Pero eso ocurre en todos los conciertos, se va colocando todo en su sitio y la cosa va fluyendo y todo va sonando.


Durante la gira ¿vais a variar el repertorio o va a ser siempre el mismo?
-Antonio: Algunas canciones. Hay un esqueleto fundamental, pero luego hay como cuatro o cinco canciones que pueden variar, según el lugar y el momento.
-Pancho: Hemos ensayado más temas por si acaso, tenemos unas cuantas balas en la recámara.


En el concierto de hoy nos ha dado la sensación de que os habéis quedado con las ganas de hacer más bises…
-Antonio: Teníamos preparado otro, pero al final no se ha hecho.
Antes comentaba Jose que no iba a ser una gira tan extensa, en cuanto a actuaciones, como fue el karaoke y top colcha, ¿qué planes tenéis después de la gira?
-Antonio: Tenemos algún proyecto de grabar un disco con un amigo, en el que estaremos metidos toda la pandilla.
-Jaime: Supongo que en unos meses trabajaremos en el disco de Joaquín, si es que lo hay.
-Romero: Lo importante es que haya alguna excusa para seguir viéndonos los amigos y tocar, si no nos quedaríamos cada uno en casa aburridos.
-Pancho: Además, si surgen más oportunidades de hacer este tipo de conciertos los haremos, seguiremos mientras nos contraten, podemos recuperarlo en cualquier momento ensayando un par de horas.


¿Y Pedro Barceló? ¿Va a seguir trabajando con vosotros?
-Antonio: Si hacemos karaokes supongo que sí, porque en los karaokes se necesita ese empuje un poco más rockero, más… festivo. Hay canciones que sin batería quedarían más cutrecillas, como Pacto entre caballeros o La del pirata cojo, que serían difíciles de defender en acústico.
Claro, porque tocar Princesa por ejemplo sin la batería, no sería igual…
-Antonio: Yo creo que Princesa es la canción más defendible en este formato.
-Jaime: Es una canción, digamos, más fácil de desnudar. La del Pirata y otras canciones son eléctricas de intención, se hicieron pensando en que fuesen eléctricas y explosivas por lo que, en realidad, intentar hacer una versión de esas canciones es más bien una perversión. Hemos elegido unas canciones que sabemos que funcionan en cualquier formato.


Entonces, ¿qué futuro le veis a Carabina 3030?,¿Creéis que se volverá a repetir esta gira como ocurrió con la de Karaoke y Top Colcha?
-Antonio: Yo soy más partidario del karaoke. El otro día nos decía Rubén que cuando ponía en el cartel: Noche Sabinera, la gente se compraba las entradas rápidamente, pero Carabina 3030, nadie sabe lo que es, realmente llama más la atención si saben que van a escuchar canciones de Joaquín.


Y quizás resulte más atractivo para la gente subir a cantar con vosotros…
-Jaime: Claro, lo que hacemos ahora es más limitado, para la gente que sabes que le va a gustar; habrá otra gente que probablemente se sienta decepcionada porque esperan ver otra cosa.


Pero el karaoke era más agotador ¿no?
-Antonio: Sí, acabábamos muy cansados, sobre todo Pancho, que era el más integrado, como el maestro de ceremonias, que si alguien fallaba, ahí estaba él, cantaba su parte y la de los demás, y él era el que más cantaba.


En esta gira os lo habéis repartido más…
-Antonio: Sí, ahora es otro concepto. Queremos que Jose cante un poquito más, para descargarnos nosotros (risas).


Antonio, en la canción que has cantado sobre Cádiz, las pateras y la inmigración, te has emocionado y casi no has podido terminarla…
-Antonio: Me ha jodido mucho, porque me gustaría emocionarme un poco menos y poderla cantar bien. No he podido evitarlo, se me ha puesto un nudo en la garganta y no la he podido terminar de cantar. Me encanta emocionarme, pero no tanto…


¿Es un tema que te preocupa?
-Antonio: No lo quiero llevar tampoco a eso, pero lo que pasa es que mientras la cantaba iba leyendo las imágenes y son muy crueles, muy duras, y cuando estás cantando, a veces, te alimenta el sentimiento de frustración, de culpa, de mierda, y te puede.


¿Qué salida tiene esa canción, que no se había escuchado nunca?
-Antonio: Ninguna, porque ya la habían grabado unas amigas mías que la escribieron, yo hice la música y siempre me ha apetecido cantarla y la cantaré de vez en cuando; hoy por ejemplo era un buen sitio para hacerlo.


Lo que llama mucho la atención es cómo habéis conseguido hacer un repertorio y poneros de acuerdo todos, entre las canciones que son vuestras, las que os gustan y que sois cuatro…
-Jaime: Hemos tirado cincuenta canciones.
-Antonio: Yo creo que las que estaba claro que teníamos que cantar, han salido, hay otras cuatro o cinco que todavía están rondando, pero nos respetamos mucho. Jaime, por ejemplo, tuvo un criterio muy claro, decía que había que meter alguna rockera, con marcha… Pancho y yo estamos más en el asilo (risas), Jaime sin embargo trae una especie de rabia, tiene la sangre más fresca y nos refresca a todos un poco. Es verdad porque los temas de Jaime son más currados, él se lo ha tomado más serio…
-Jaime: Para que veáis lo que me ha jodido lo de la guitarra (risas).
-Antonio: En fin, que no ha habido ninguna imposición a la hora de elegir el repertorio.
-Pancho: Por un lado, la idea era mostrar que, si yo no soy cantante y mi mérito es componer, quiero enseñar lo que yo he compuesto. Por otro, ha sido muy complicado elegir, porque siempre hay que tocar algunas canciones conocidas para luego permitirnos el lujo de elegir las rarezas que nos gustan. A mí me gustaría tocar más canciones de ese tipo, pero no se puede aburrir al público.


Y pasar una canción de Gran Jefe de un formato rockero a acústico, debe de haber costado ¿no?
-Jaime: No te creas, porque la canción, aunque se publicó en un formato rockero, en realidad cuando se creó fue así, con una guitarra acústica; digamos que estructuralmente es una canción acústica, no ha sido una de las más complicadas. Quizás la que ha supuesto más un reto es la de Nirvana, porque nunca la había escuchado en acústico, hemos ido a elegir justamente la que ellos no hicieron en acústico, realmente es difícil, es tener convertir una canción que fue hecha para tocar en eléctrico.


En cuanto a vuestro trabajo como productores, tal y como está el mercado ahora, ¿cómo conseguís seleccionar a personas que creéis que van a tener salida?
-Antonio: Nosotros ahora estamos trabajando con Emite Poqito, a mi me llegó por Pancho, a Pancho le llegó por su sobrino Guille y de pronto me he encontrado con alguien diferente, que ofrece algo nuevo, fresco, creativo, que interesa muchísimo y yo no me canso de decirle que es un genio.
También tengo ganas de escuchar a Miguel Ángel Bueno, que Pancho me ha hablado mucho de él.


Digamos que es más por vuestro gusto personal que lo que pensáis que pueda pasar después.
-Antonio: Normalmente nunca pensamos eso, a veces se nos ofrecen de una manera industrial, entonces te lo tomas más como un trabajo, pero esto no lo hacemos porque nos huela a éxito, a mí me gusta que me huela a que me gusta mucho y me integro en eso, incluso a veces he creído que estaba equivocado y le he dicho a alguien que se busque a otra gente porque quizás lo que necesita es un sonido joven y no tan condicionado por alguien tan mayor en las ideas y en las formas musicales, lo digo porque yo soy muy clásico, soy muy conservador en mis arreglos o en mi forma de entender.
-Jaime: Pero nunca es una garantía, porque sabes que a ti te gusta, pero dudas de si le va a gustar a la persona que va a poner el dinero, es un riesgo que corremos porque a nosotros nos gusta. Como dice Antonio, no lo hacemos porque se huele dinero, es porque nos gusta y creemos que se merece que alguien se interese y arriesgue algo.

Bueno chicos gracias por todo, esperamos que vaya bien la gira Carabina 3030.
En este caso no os preguntamos con quién os tomarías una copa porque la estáis tomando con nosotros (risas).

-Antonio: La copa os la lleváis puesta ¡salud amigos!

-Jaime: ¡Salute!

-Romero: (cantando) Con mi treinta treinta me voy…




4 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buena entrevista, la disfruté mucho, me gustaría saber por qué no está panchito en las fotos.

Anónimo dijo...

Muy buena la entrevista chicos y ¡que cara de felicidad se os ve a todos! Supongo que el que hacía las fotos era Pancho ¿no?. Me hace gracia saber que unos músicos con tantas tablas se pongan tan nerviosos como dice Garcia de Diego delante del público. Saludos.

Cristina dijo...

qué bonitos los carabina's....que de comentarios tiernos en esta entrevista! os quiero, cris narea

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

que ganas de verlos y no puedo, estoy tan lejos...