domingo, 13 de julio de 2008

Una copa con... Pitingo

Pitingo tiene 27 años, peina su pelo con una cresta y patillas, aparece en el escenario con gafas de sol, y enlaza una toná con Georgia on my mind porque le apetece.

Ha vendido 30.000 copias de su último disco "Soulería" en un mes y medio, y lleva dos semanas entre los 10 discos más vendidos de nuestro país.

Pitingo puede estar toda una noche cantando flamenco del más puro sin despeinarse la cresta porque se maneja en todos los palos, pero con este disco ha querido dar un paso más e innovar creando un sonido nuevo y contundente que emociona a quien lo escucha y pone en pie a toda clase de públicos... aunque los más puristas del flamenco estén al borde de un ataque de nervios.


Una de las copas más atrevidas y originales que he degustado...


Entrevista: Myriam Apúntate



Myriam: ¿Cómo empezó todo este proyecto?, ¿cómo conociste a Juan y decidisteis poner en marcha algo tan grande?
Pitingo
: Pues yo a Juan le conocí hace tres años. Fíjate como son las cosas, yo había salido con mis amigos una noche, y ya cuando nos íbamos para casa, les dije de tomar una copita en un bar por el que pasábamos, y estaba Juan dentro. Nos fuimos abajo, a una especie de cueva que tiene el bar, y le dije que sacase la guitarrita un poquito y tal, el había oído hablar de mi y me dijo que tenía ganas de oírme cantar y eso, y ya empezamos como a hacernos un pequeño examen los dos, a ver cómo estábamos, jajaja. Yo le decía, a ver, tócame un poco por soleás, y tocaba, y luego me decía él, ahora cántame tú por tarantas, y ya después empecé con el soul a ver cómo lo hacía, y Juan lo cogió al vuelo, así que dije, este es mi guitarrista. Y de esa manera empezamos y llevamos ya juntos tres años, tocando juntos en todos los conciertos, no hay un concierto en el que no hayamos estado juntos.

Myriam: ¿Y cómo te surge la idea de hacer Soulería?, quiero decir, ¿a ti te gusta desde siempre el Soul, y es por eso que siempre habías querido fusionarlo con el flamenco, o es a la hora de buscar innovar en el flamenco, cuando decides que sea mezclándolo con Soul?
Pitingo
: Mira, yo canto flamenco desde chiquitito, porque mi madre es gitana y lo he escuchado desde chico, pero también comencé a cantar soul a los once años, porque fue entonces cuando un tio mio, me regalo una cinta de Aretha Franklin y Louis Armstrong que me gustó muchísimo, y me di cuenta de que también podía cantar aquello. Después, con doce o trece años, me fui a Madrid y me metí en un coro de góspel donde estuve siete años cantando en un coro de negros.

Myriam: ¿Y te manejabas con el inglés para saber lo que cantabas?
Pitingo
: No, no, no… pero tenía mucho oído, jajaja. Ahora ya lo llevo bastante mejor, ya lo chapurreo, aunque la verdad es que no se me entiende mucho, jajaja. No, pero estoy dando clases porque me gustaría hacer un disco entero en inglés y para eso me tengo que poner las pilas.

Myriam: Jajaja, pues si, te va a tocar estudiar, continua, continua, que te he cortado…
Pitingo
: Pues eso, que Soulería surgió cuando conocí a Juan Carmona y él me escuchó cantar soul. Nos fuimos al estudio y grabé un tema que se llama “Celos” y lo de “¿cómo quieres que te quiera…?”, y entonces estaba también José Manuel Gamboa, un productor de flamenco muy importante, y ya se me ocurrió el nombre de “Soulería”, y, bueno, no quise hacer un palo flamenco para que no se enfadase nadie, pero si considero que es aportar un ritmo nuevo, es hacer soul a ritmo de bulería, aunque luego hemos extendido el concepto a todo, ya sea en bulería, en seguiriya, en soleás, en lo que sea.

Myriam: Así que imagino que los más puristas del flamenco se tirarán de los pelos… ¿has recibido muchas críticas por su parte?
Pitingo
: Claro que me han criticado, y lo harán has que me muera yo pienso, eso es indiscutible. No dicen que no sepa cantar flamenco, porque me han escuchado, porque yo al principio hacía flamenco puro y rancio, de hecho estuve dos años haciendo sólo conciertos flamencos para eso mismo, para empezar por los cimientos y no por el tejado, y demostrar que sabía cantar flamenco y que luego no se pudieran meter conmigo por eso. Se pueden meter conmigo, como lo hacen, diciendo “es que ahora le ha dado por hacer esto”, pero no pueden decir que no sepa cantar flamenco, y tampoco eso es cierto, porque como te decía llevo desde los 11 años cantando soul, de hecho, todos los coros del disco, y todos los coros de Soulería están montados por mi.

Myriam: ¿Has viajado mucho, para conocer las raíces del soul?
Pitingo
: Si, si, mucho. He estado en Chicago, en Georgia… en muchos sitios,

Myriam: ¿Y que ha sido lo que más te ha impresionado?
Pitingo
: Pues el cante de ellos, sobre todo en Georgia, que son salvajes artísticamente hablando, y eso en la música hace falta. Los discos ahora tienen demasiada súper producción, a mi tanta tecnología, y tanta historia no me gusta, a mi me gusta que haya mucha calidad musical, que se escuche bien la voz y que escuchen bien todos los detalles. Me gustó Georgia por eso, porque siguen cantando blues en cada esquina de la calle, y son las tres y media de la tarde y entras a un bar a tomarte un café y están cantando blues, es una pasada, y en Chicago igual. Mira, la primera vez que yo fui a Chicago, yo quería ir a un barrio de negros. Iba acompañado de mi primo Fernando Soto, que también viene en el espectáculo, y de otro gitano más amigo nuestro, y pedimos a un taxista, por la noche y sin conocer de nada Chicago, hay que tener valor, que nos llevase a un barrio de negros. Nos llevó, nos dejó ahí y vimos un bar con un negro enorme en la puerta y fuimos para allá, que era lo que yo quería ver, un barrio así, con sus bares donde se cantase soul, jazz, blues..., pero el negro de la puerta nos dijo que no podíamos pasar, que era sólo para negros. Yo le dije entonces a estos que se pusieran a tocar las palmas, me puse a bailar y a cantar por bulerías y salieron todos los negros a la calle y nos metieron dentro del garito y ahí me tiré hasta las cuatro de la mañana cantando y bailando, jajaja.

Myriam: Además es que el sentimiento que te lleva a cantar flamenco y a rasgar la voz, es un sentimiento que te sale de muy adentro, algo muy profundo, al igual que en el blues o el soul. La inspiración en ambos casos, aunque pueda tener su toque festivo, como todo estilo de música, viene de momentos difíciles, de vivencias duras…,¿no crees?
Pitingo
: Hombre, tanto los gitanos como los negros, somos dos razas que hemos pasado muchas fatigas, y eso en nuestros cantes se demuestra, quizás por eso se haya perdido ahora ese salvajismo, porque ya los tiempos, por suerte, han cambiado, y los negros y los gitanos no pasamos tantas penurias, por eso las letras han cambiado, el cante ha cambiado, la forma de expresarte ha cambiado. Pero desde luego, aunque digan que no, la forma de cantar del soul tiene mucho que ver con el flamenco, sino yo no podría haber hecho Soulería, porque yo estoy cantando una soleá, y de repente paso a cantar el “What a wonderful world” de Louis Armstrong y ya hago toda la canción a ritmo de soleá y queda perfecta. Ahora ya tengo esa costumbre de poder meter soul en cualquier letra flamenca y de hacer música soul a ritmo de flamenco, eso es Soulería, la verdadera fusión entre esas dos culturas.

Myriam: Bueno, además, otros grandes del flamenco, como Pepe Habichuela, también han combinado el flamenco con música de otros lugares, en su caso por ejemplo con la música india, y el resultado ha sido de lujo…
Pitingo
: Y Juan Habichuela, padre de Juan Carmona, viene a ver nuestro espectáculo y se emociona porque dice que nunca ha visto nada igual. Ahí están demostrando que no hay que cerrarse en banda, que está bien hacer las cosas explorando nuevas formas de expresarse. Los auténticos puristas del flamenco, se convierten muchas veces en dictadores del flamenco, en auténticos dictadores que no quieren que se evolucione en nada, son de lo más arcaico, todo lo que innova un poco está mal hecho, y realmente te pueden hundir cuando estas empezando, aunque yo ahora mismo, gracias a Dios, tengo al público de mi lado, y aunque ellos traten de hundirme, llega un momento en que cuando la cosa va para adelante va para adelante y no te pueden parar.

Myriam: Pero, ¿tú realmente crees que ahora mismo en España hay público para el flamenco más puro, para el flamenco que complacería a los puristas de los que tú me hablas?
Pitingo
: En España siempre habrá público para el flamenco, pero se está perdiendo, y es normal. En España siempre encontrarás un rincón donde se esté cantando flamenco, una juerga flamenca, una familia flamenca… entonces aquí no se va a perder nunca, pero de lo que se trata es de hacer que el flamenco no se pierda en los escenarios, y para lograr eso hay que conseguir que interese y guste a los jóvenes. La gente joven no quiere escuchar un cante de fatiga de ay, ay, ay, porque no lo entienden y les aburre, entonces hay que dárselo de otra manera. Y si les atraes con un espectáculo de soul y góspel, donde de repente metes una soleá, y luego una malagueña y tal, la gente lo acepta, porque eso es ameno.

Myriam: Juan Carmona dijo una vez que después de haber pasado por Ketama, ya no quería un flamenco como el que hay ahora, un flamenco ya hecho, que quería un flamenco diferente que le moviese por dentro, ¿crees que con Soulería ha conseguido lo que andaba buscando?
Pitingo
: El dice que está viviendo una nueva época, que tiene la suerte de volver a innovar, que primero logró crear el sonido Ketama, y ahora está creando algo nuevo otra vez, otro estilo de música. Los Ketama innovaron tanto con su sonido gracias a que Juan Habichuela les traía muchos discos de Latinoamérica, fueron de los primeros gitanos que se empaparon de esa música y se les notaba, tenían swing, tenían ritmo cubano, brasileño

Myriam: ¿Y qué habrá después de Soulería?, ¿seguirás con el soul?
Pitingo
: Pitingo, como siempre. No me gustan las segundas partes, ni tampoco trataré de hacer algo para impresionar, haré algo de lo que estar orgulloso, y eso puede lograrse estando a solas con una guitarra en un escenario también.

Myriam: ¿Qué artistas españoles te han influido?
Pitingo
:Antonio Vega, Alejandro Sanz, artistas flamencos, por supuesto, como Camarón o Caracol, Ketama me gustó mucho también por sonar tan diferente a todo lo que había hasta entonces, Greta y los Garbo me gustó mucho en su momento, bueno, pero sobre todo Antonio Vega, le admiro muchísimo, cuando le veo salir a un escenario con su guitarrita me pongo a llorar, me impacta mucho lo que dice y sobre todo cómo lo dice.

Myriam: Y ya para terminar, decirte que ha sido un placer para mi tomarme esta copa contigo, ¿con quién te tomarías tú una copa?
Pitingo
: Buff… Con Stevie Wonder, que le admiro mucho.

Myriam: Pues deberías haber mejorado mucho en tus clases de inglés, jajaja, ¿qué le dirías?
Pitingo
: Le cantaría, estaría toda la noche cantándole, bueno, hasta que empezase él, que entonces ya me callaría y me tiraría horas escuchándole.


Muchas gracias Antonio, ha sido un placer hablar contigo. ¡Te deseo todo lo mejor!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

yo estuve el sábado en el Principal viendo Souleria y tengo que decir que sentí un nudo en la garganta en algún momento, otros me invadía una gran alegria y otros sentía una especie de paz interior, bueno que es impresionante y lleno de emociones. Os lo recomiendo a todos, no os defraudará.Un saludo.

las sisters dijo...

Un olé por la entevistadora, se nota que lo pasaron bien.
Al Pitingo no solo hay que comprarle el disco, sino ir verle y no una vez, sino varias, porque en cada actuación te sorprende y su voz te llega al alma. Cuando se le escucha en directo no exite nada más. Un beso

Anónimo dijo...

Fenomenal Pitingo. Lo he oido y lo he visto. Extraordinario, la mezcla de flamenco y soul resulta muy ritmica y la voz de Pitingo una pasada. Me ha encantado la entrevista un 10 para los dos.

lunallena dijo...

Yo lloré viendo Soulería, lo reconozco... Besos chicos.

Toño