martes, 24 de julio de 2007

Una copa con..., José Antonio Labordeta


Entrevista: Ana Beguería
Fotos: Raul García, Toño Berzal

Dos señoras toman café en la misma cafetería en la que Labordeta lo está haciendo. De pronto, en la televisión, aparece él mismo, cantando, con su guitarra de siempre. Entonces las señoras comentan, ¡¡Mira éste, ahora que se ha hecho famoso con la política, coge y se pone a cantar!! ¡¡¡Si es que…!!!
Esto, que podría parecer un chiste es una de las muchas anécdotas que lleva Labordeta en su mochila.
Hoy, tenemos el placer de tomarnos, una copa con…, José Antonio Labordeta.

Ana: He estado pensando mucho, dándole muchas vueltas, a cuál era la primera pregunta que tenía que hacerte y es bastante complicado, así que vamos a empezar por lo último. Hace unos días te despediste del Congreso, ya definitivamente te alejas de la política. ¿Cómo ha sido estar 8 años en Madrid?
JAL:
Pues ha sido duro, además han sido dos legislaturas muy distintas, la primera fue una legislatura, que como yo decía, nos podían mandar el sueldo a Zaragoza y no obligarnos a estar allí, pero tuvo la ventaja esa legislatura de que hubo movidas muy gordas como fue el trasvase del Ebro o como fue la guerra de Irak y, bueno, fue una legislatura de combate. Sin embargo esta segunda legislatura ha sido de trabajar, de mucho trabajo, de mucho compromiso, de mucho hacer enmiendas y ha sido bastante agotadora. Y bueno, al final pues cuando llega un momento determinado y ves que todo lo que tú has hecho y has trabajado no tiene una respuesta por parte de la gente que tiene derecho a votar y que vota lo que quiere, pues bueno, ante esa situación y uno ya con la edad que tiene decide cortarse la coleta y volver a casa inmediatamente.

Ana: O sea, que digamos que el trabajo no ha sido todo lo fructífero que
esperabas.
JAL: No, a la larga resulta que no, claro que has trabajado mucho, que has hecho muchas cosas, que lo has intentado hacer lo mejor posible, y has visto que no tienes respuesta. Yo creo que lo que mejor que puedes hacer es marcharte a casa. Es decepcionante pero es así.

Ana: En estos 8 años, has protagonizado momentos sonados en el Congreso. No te preocupes que no te voy a preguntar por lo que tú piensas, sí te voy a preguntar o te voy a comentar, al menos, que emocionaste a mucha gente el día del debate de la guerra de Irak, con el poema de Miguel, de tu hermano, y supongo que es una pena que los mensajes que contienen poemas de hace ya unos años, sigan en vigor.
JAL: Sí, porque yo creo que las circunstancias…, Yo creo que económicamente España es un país que se ha transformado. Ahora vivimos mucho mejor, pero sin embargo, yo creo que hubo un momento en el que hubo una lucha por las libertades muy fuerte, y un compromiso muy fuertes por parte de todo el mundo. Ahora la gente vive bastante bien, y determinadas fuerzas reaccionarias se aprovechan de la tranquilidad de mucha gente para meter baza en muchos campos que yo creo que son peligrosos para el país. Te estoy hablando fundamentalmente de dos entidades que hay en España, que no se han transformado: la Justicia y la Iglesia, que siguen siendo dos instituciones absolutamente reaccionarias, la Iglesia casi ha vuelto a la época del Caudillo, y eso produce una situación bastante angustiosa.

Ana: Hablando un poco de la Justicia, hace cuatro días, merendamos con la decisión del juez Del Olmo de secuestrar una portada de una revista, por un chiste sobre los príncipes.
JAL:
Bueno, yo creo que en este país hay mucho temor, digamos a…, Bueno, al Rey. Hasta hace poco tiempo, no se le podía sacar en caricatura. Hemos hecho una transición rara, hemos pasado del franquismo a la democracia, con muchos prejuicios, y uno de esos prejuicios ha sido cargarse la revista El Jueves que, bueno, eso tuvo trascendencia cuando se secuestró, si no, seguramente no hubiera tenido más trascendencia. Pero dicen que el juez la secuestra, y ahora vas a los sitios y ya han vendido todo, 100.000 ejemplares, que no los habían vendido nunca.

Ana: Acabamos de leer en el periódico que se están subastando en Internet y hay gente que paga 100 euros por un ejemplar de 2 euros y medio.
JAL:
Sí, a veces, los jueces, hacen una promoción verdaderamente maravillosa.

Ana: Hablando de otro tema, parece que en esta legislatura teníamos muchísimas esperanzas con el tema de ETA. Hubo una tregua, bastante larga y ahora esto se ha caído. ¿Por fin podremos levantar un día la vista y ver un letrero luminoso en el que ponga libertad?
JAL:
Yo creo que no, eso es un sueño, es una utopía, y las utopías no se acaban de cumplir porque si no dejan de serlo, y son realidades. Pero yo creo que estamos en un camino en el que ETA está agónica. La prueba es que su falta de preparación, la están demostrando todos los días: que un etarra coja un taxi, y deje la mochila en el maletero, eso demuestra una falta de preparación, un infantilismo… Yo creo que ETA está con una situación, de querer sacar la cabeza del agua, pero el agua le está cubriendo cada vez más, creo que en unos años…, hoy decía Ibarretxe que, posiblemente en muy pocos años veamos la disolución de ETA.

Ana: Has estado mucho tiempo, llevándote el país en la mochila. Has recorrido muchos pueblos de España. ¿Realmente somos tan diferentes?
JAL:
Yo creo que sí. Tenemos una infraestructura parecida, pero somos muy distintos. Yo creo que un asturiano, no tiene nada que ver con un andaluz, y un malagueño no tiene nada que ver con un cordobés, que es de lo más divertido, y posiblemente, uno de Huesca tampoco tiene que ver con uno de Zaragoza.

Ana: Es decir, que realmente los tópicos son ciertos.
JAL: Sí, sí, sí, son muy ciertos

Ana: Y la España interior está mal ¿no?
JAL: La España interior está muy mal, fíjate, te voy a contar una anécdota, que es curiosa: el otro día cité a Zamora en el Congreso, y, automáticamente, me llamaron del periódico de Zamora, porque por fin, en 30 años de democracia se había citado a Zamora en el hemiciclo. Pero no se queda ahí, es que la periodista me pide que le conceda una entrevista. Me hace la entrevista, y continuamente empiezan a llegar cartas, de gente agradeciendo que yo haya citado a Zamora en el hemiciclo. Imagínate lo de ”Teruel existe”, pues Zamora es que “no existe”. La gente no sabe muy bien dónde está, y es bien bonita. Tiene una comarca muy bonita y la propia ciudad es pequeñita pero muy bonita. Yo creo que la gente no la conoce porque hay una serie de sitios “complicados”, Palencia, Zamora… Esos sitios que a la gente le pones un mapa y no saben dónde están.

Ana: Y eso no puede ser por el bajísimo nivel cultural del que se hace gala. Yo es que estoy alucinado estos días con el nuevo programa de Telecinco en el que hay 6 individuos a los que les enseñan la foto de la vicepresidenta del gobierno y dicen que es María Teresa de Calculta. ¿Qué hay que cambiar de la educación en España? Parece que vamos para atrás.
JAL:
Bueno, a mí eso es una cosa que me preocupa mucho, y me ha preocupado siempre. Yo creo que si en España hay un fallo es la educación. Hay países como Francia, o Inglaterra, que le dan una importancia tremenda a la enseñanza primaria, y aquí pues desgraciadamente no se le da importancia, y en Aragón menos. Mira yo cuento siempre una historia, que es muy curiosa: cuando yo era estudiante de universidad, yo tenía muchos compañeros que estudiaban magisterio, que acababan magisterio y se marchaban a Cataluña a trabajar, porque en Cataluña les pagaba el Estado, les pagaba el Ayuntamiento y encima les ponían casa, y aquí nada. Y claro, eso a la larga, crea un analfabetismo, aquí en Aragón y en muchas otras partes de España, un analfabetismo normal, tradicional, que aunque ahora sepamos todos leer y escribir, hay un analfabetismo cultural. Ese es un problema que con el tiempo supongo que se solucionará, pero hoy por hoy estamos mal. Hay una falta de educación, pero no de educación de sentarse, levantarse, saludar, no. Falta de educación en general. Yo decía en broma que en este país hemos pasado del carretón al Audi 100. O sea, el mismo tío que llevaba el carretón, se ha quitado la boina y lleva un Audi 100, pero no ha pasado por las etapas culturales que han pasado otros países.


Ana: ¿Y qué podemos hacer? Porque en España se compran muchos libros pero, ¿se leen?
JAL:
Sí se leen, yo creo que sí. Hoy en día el nivel cultural es mucho más alto que hace unos años, la gente lee más periódicos, compra más libros, se lee más pero hay un atraso muy fuerte. Se compran libros, los editores se encuentran con que hay unas ventas en España, pensamos muchas veces en España y hay que pensar también en América Latina, que al fin y al cabo somos la misma lengua y también se venden muchos libros allí. En general yo creo que la gente lee más.

Ana: ¿Y qué te parece Internet como medio de difusión? Porque hay muchos blogs de gente que escribe poesía o relatos.
JAL: Bueno, me parece un poco una “diarrea mental”. Que todo el mundo tenga su blog me parece muy bien, pero al fin y al cabo la gente acaba no leyendo el blog, es como si te llenan la casa de periódicos, no los lees, yo me compro dos periódicos al día y apenas me da tiempo a leerlos. Yo no leo ningún blog porque hoy en día hay un millón de blogs, todo el mundo tiene el suyo a todo el mundo le gusta escribir, narrar, y está bien, y siempre hay alguien que lo lee, yo no lo leo, porque no tengo tiempo, ahora mismo vengo de comer con Antón Castro, y Antón Castro tiene un blog, y no sé qué decirle cuando me dice, ¿has leído en mi blog lo que he dicho de Dios?, …Y yo no he leído nada.

Ana: Respecto a la televisión, que parece que se está convirtiendo en una caja tonta en la que todo vale, me hizo mucha gracia que el viernes después de la noticia del secuestro de El Jueves, todos los periodistas del corazón, que parece que estén esperando a que se muera una persona para hacerle un programa especial, tachaban de chabacanos a los dibujantes de la revista. ¿Hay mucha hipocresía?
JAL:
Es que yo creo que en España existen unos programas que no existen en otro país de Europa, como el “Aquí hay tomate”. Eso también demuestra el nivel cultural de España. Estoy viendo que “Yo soy Bea” es el programa más visto, y bueno, eso es terrible, es un folletín terrible, y estos programas se aprovechan fundamentalmente de la incultura o del nivel cultural de una sociedad española muy rudimentaria que cuando les llegó la televisión lo único que les interesaba es el cotilleo. Habría que ver la edad de las personas que ven esos programas, seguro que son gente de 50 años para arriba.

Ana: Te sorprenderías…
JAL: ¿Tú crees?, en mayoría, eh, digo, seguro que hay gente joven que los ve, pero yo creo que son programas de gente mayor, sobre todo mujeres que están en casa solas.

Ana: Hablando de música, creo que tienes editados 13 discos, no podemos decir que hayas sido un gran superventas, pero ahora está difícil hacerse un hueco en la música ¿no?
JAL: Es muy difícil, yo a la gente le digo que está muy difícil, nosotros empezamos en un momento determinado y tuvimos muchos apoyos digamos clandestinos, la gente compró discos y nos dio actuaciones casi de manera clandestina y solidaria, hasta que llegamos a un punto que ya no había manera de parar, pero hoy día es muy difícil porque todo está en manos de gente que lo que le interesa fundamentalmente es la economía, y hay muy poca gente joven que salga en televisión. Por ejemplo, en televisión no hay un programa para gente joven, cantantes, sin Operación Triunfo, gente que vaya a un programa y cante, y presente su disco, hoy en día no se presentan discos en televisión, cuando yo hacía discos, los presentaba.


Ana: Y ¿con qué disfrutas más? Porque político, profesor, cantante, poeta, presentador de televisión…
JAL: A mí lo que más me gusta es no hacer nada…

Ana: ¿Nada? Y eso ¿cómo se hace?
JAL:
Pues no hacer nada, sentarte en una silla en casa y no hacer nada, estar dos horas sentado… Lo que pasa es que yo aguanto poco, pero me gusta mucho, no hacer nada…, el problema es que cuando llevas dos horas de no hacer nada, pues te cansas…


Ana: Y ¿con quién te gustaría tomarte una copa?
JAL: No sé, bueno, a mí me divierte mucho tomarme alguna copa con Joaquín Sabina, ya la he tomado muchas veces, y me río mucho con él, y lo pasaríamos muy bien, me parece un tipo estupendo, divertido, relajado, nos llevamos muy bien, y bueno, con gente que no la vas a ver nunca…, con Joaquín si puedo, lo que no te podría decir es con Sharon Stone, porque no la voy a ver en mi vida, pues prefiero hablar con Sabina.

Ana Beguería

7 comentarios:

Sonia dijo...

Quiero ser la primera en darte la enhorabuena por esta entrevista, compañera.
Un lujo para todos tener aquí, con nosotros, tomando una copita, al maestro Labordeta.

ajovin dijo...

Perfecto José Antonio. Perfectas las preguntas.

Falta una.

¿Si te pidieran tus amigos que nos ayudaras un poquito más como número dos, te dejarías engañar?

joan bosco dijo...

Muchas felicidades, Ana y compañia, entrevistas como éstas, haran más grande vuestro blog
Enhorabuena y adelante!!

Joan Bosco

Romano dijo...

Bonita nota,,,felicidades,,,,

Abrazos desde Bs As

Serlio dijo...

Una fantástica entrevista, magníficas tanto las preguntas como las respuestas. Enhorabuena a ambos!

Seda dijo...

Anda que no he desayunado veces en el Café de Levante.
Felicidades, Ana, por tamaña entrevista. Tuve la suerte y el tremendo honor de ver y escuchar a Labordeta en concierto hace como... venga, lo dejaremos en 30 años jajajaja.

Repito...¡Felicidades!

Alhuerto dijo...

Si ya me parecía grande, ahora Labordeta lo es más aún.

Si, pelin tarde descubriendo entrevistas pero, mejor tarde que nunca.

Ana felicidades por tus palabras.